John Travolta, irreconocible en el papel de una 'sexy' ama de casa en su nueva película

El actor no sólo se convierte en una mujer de 135 kilos, sino que además canta y baila en el filme 'Hairspray'

"Me sentí verdaderamente sexy", bromea John Travolta al hablar sobre su personaje femenino en Hairspray. El actor, que al margen de la ficción también prefiere a las mujeres "con curvas", se mete en el papel de una robusta ama de casa en su nuevo filme. Después de 24 años alejado de los musicales, el protagonista de Pulp Fiction regresa a las coreografías cinematográficas, género con el que alcanzó la fama en la década de los setenta.

Para aquel tipo que hizo bailar a todo el mundo al ritmo de sus caderas en Fiebre del sábado noche o Grease convertirse en mujer no ha sido una tarea nada fácil. El actor tuvo que someterse diariamente a cinco horas de sesión de maquillaje y ponerse numerosas prótesis para dar literalmente la talla de una persona de 135 kilos antes de cada grabación. No hay duda de que se trataba de un trabajo difícil, no sólo por el hecho de interpretar a alguien de otro sexo, sino porque esta interpretación requería que cantara y bailara, dos disciplinas que el protagonista de Grease no había desempeñado desde hacía veinticuatro años en la película Staying Alive.

Tardó más de un año en aceptar este papel. "No estaba seguro, hasta que me di cuenta de que habían contratado a los mejores profesionales, algo que era muy importante porque el proyecto era un musical". Entre el elenco de estrellas figuran Christopher Walken, el marido de la señora Edna; Michelle Pfeiffer, como la maléfica madre de la enemiga de Tracy Turnblad; James Marsden como Corny Collins, el guapo anfitrión del show de televisión; Queen Latifah como Motormouth Maybelle, la amiga de Edna Turnblad; y Nikki Blonsky, que debuta en el cine como la hija de John Travolta.

Más sobre: