Eva Longoria y Tony Parker regresan de su lujosa luna de miel en el Caribe

Los recién casados han disfrutado de unos románticos días en las islas Turcas y Caicos

Una semana le ha durado a Eva Longoria su luna de miel. Después de su boda de ensueño en la majestuosa iglesia parisina de Saint-Germain-l'Auxerrois el pasado 7 de julio, la estrella de Mujeres desesperadas y su recién estrenado marido, la estrella de la NBA Tony Parker, pusieron rumbo a las islas Turks y Caicos, en el mar del Caribe, para disfrutar de unos románticos días de descanso.

Tranquilidad y juegos en la playa
En contraste con las multitudinarias celebraciones que rodearon su enlace, los recién casados llegaron a su exclusivo hotel caribeño a principios de la semana pasada dispuestos a pasar unos días solos en la más absoluta tranquilidad. La pareja fue vista cenando varios días bajo la luz de las velas en los restaurantes más selectos de las islas. Además, fuentes del hotel en el que se hospedaron aseguran que el matrimonio se relajaba en la playa bajo una sombrilla "abrazándose el uno al otro". Su actividad preferida era jugar al ping-pong y por las tardes, bajo su sombrilla, jugaban al Yahtzee, un popular juego que consiste en obtener la máxima puntuación posible lanzando cinco dados en cada tirada.

La pareja volvía el domingo a Los Ángeles, ya que Eva se reincorpora al trabajo en la popular serie de televisión que le ha dado la fama, que hoy comienza a rodar su cuarta temporada. En el aeropuerto, la actriz y su marido lucían las alianzas con las que sellaron su amor hace unos días en París. Más tarde, almorzaban en un café de moda en Beverly Hills y poco después pasaron por una heladería para hacer frente al calor que estos días hace en la ciudad. Tony, muy atento con su esposa, se preocupó de abrirle las puertas a Eva en cada uno de los locales que visitaron.

Más sobre: