El nieto de Marlon Brando, golpeado por la tragedia, prueba suerte como modelo

El joven, de diecisiete años, protagonista de una oscura historia en la familia Brando, será imagen de Versace la próxima temporada

El nieto de Marlon Brando ha heredado la condición de estrella de su abuelo y se ha lanzado al mundo de la moda. Tuki Brando, como así se llama, será la imagen masculina de la firma Versace para la próxima temporada. El joven, de diecisiete años, asistió a los desfiles de moda de la firma en el teatro Versace de Milán.

Tuky es el protagonista de una oscura historia en la familia Brando. Era hijo de Cheyenne Brando, la hija favorita de Marlon Brando que se quitó la vida a causa de una fuerte depresión el día de Resurrección de 1995. Desgraciadamente el nieto de Brando tampoco llegó a conocer a su padre, Dag Drollet, dado que el hermanastro de su madre, Christian Brando, le quitó la vida de un disparo en 1990, cuando Cheyenne estaba embarazada. Lo cierto fue que, desde la muerte de Dag, la hija de Marlon Brando necesitó permanentemente tratamiento psiquiátrico, e intentó dos veces quitarse la vida, la primera de ellas ingiriendo una sobredosis de barbitúricos a los pocos meses de dar a luz a Tuky. A raíz de la tragedia Marlon Brando siempre se sintió culpable por no haber comprendido a su hija y el actor volcó todo su cariño en su nieto Tuky, que en la actualidad parece haber afrontado todo sus problemas y rueba suerte como modelo de la prestigiosa firma Versace.

Más sobre: