Julia Roberts ha sido madre de un niño al que ha llamado Henry Daniel

El bebé vino al mundo en un hospital de Los Ángeles y pesó 3,850 kg

El tercer hijo de Julia Roberts y su marido, Danny Moder, ha nacido hoy en un hospital de Los Ángeles. El pequeño Henry Daniel, que así se llamará, ha pesado 3,850 kilos y tanto él como su famosa mamá están en perfecto estado de salud, según ha confirmado la representante de la actriz, Marcy Engelman.

La protagonista de Pretty Woman fue madre por primera vez el 28 de noviembre de 2004, fecha en la que nacieron sus mellizos, Phinnaeus Walter-Finn en familia- y Hazel Patrizia. La maternidad marcó un antes y un después en la vida de la novia de América que desde entonces ha vivido más volcada en su familia que en los éxitos de taquilla. Después de casi dos años alejada de la interpretación, el año pasado regresó curiosamente no a la gran pantalla sino al teatro con la obra de Broadway Three Days of Rain, puso su voz a un par de películas de animación y a finales del año rodó Charlie Wilson´s War. Roberts se ha reincorporado paulatinamente al trabajo, que la ha llevado también a rodar hace escasos meses a una mujer también embarazada en el filme Fireflies in the Garden junto a su marido, cámara de profesión.

Era esta la cuarta vez que la actriz más poderosa de Hollywood y Daniel Moder compartían set de rodaje desde que se conocieran en el año 2000 durante la filmación de The Mexican (su relación comenzó al año siguiente cuando volvieron a reencontrarse en otro rodaje). La pareja se casó la noche del 4 de julio de 2002 en el rancho que la actriz posee en Taos (Nuevo México) y fue allí también donde el cámara sacó las primeras instantáneas con las presentaron al mundo a sus mellizos recién nacidos. El sueño de Julia, que aparecía con ambos en brazos feliz y sonriente, se había cumplido. Desde entonces, dicho por ella misma, nada ha sido igual.
Hace un año, la actriz, que se deja ver muy poco en público y jamás posa con su marido sobre la alfombra roja preservando así su intimidad, comentaba en el show de David Letterman que sus hijos "se adoran el uno al otro. Él es un niño muy masculino y tiene los ojos verdes y muy grandes. Ella es muy femenina y tiene el pelo rubio y los ojos azules. A Finn le encantan los arándanos y Hazel siente adoración por su papá".

Más sobre: