La sencillez, clave del maquillaje de los Oscar 2007

Pocas concesiones a la fantasía en la gala, en la que las actrices apostaron por la sobriedad

La edición 2007 de los Oscar de Hollywood ha estado marcada, en el look de las estrellas de cine, en una elegancia clásica. Y el maquillaje no podía ser menos. Ha habido pocas concesiones (o ninguna) a la fantasía, siquiera a la exageración. El resumen de la gala contiene sin duda las palabras "clasicismo" y "sobriedad", pues ésta ha sido la tónica general.

Labios desnudos. La moda de los tonos "segunda piel", es decir, aquellos que se funden con la carnación natural, ha llegado a las bocas de Hollywood con colores desnudos. El más claro ejemplo han sido las latinas: tanto Penélope Cruz como Cameron Diaz o Jennifer López llevaban labios apenas marcados por colores muy naturales, de textura cremosa y satinada.

El rojo, con delicadeza. Pero no podía faltar el tono de la alfombra roja: el más brillante carmesí. Pero también él ha sido usado con discreción por dos rubias excelsas: Gwyneth Paltrow y Nicole Kidman, o por Maggie Gyllenhaal, que lo usó para resaltar sus ojos azules.

Miradas discretas. Frente al triunfo de los ojos ahumados y marcados de otros años, el maquillaje de los Oscar 2007 ha apostado por sombras en tonos naturales, castaños, y con un simple toque de delineador negro. Pocas actrices optaron por delinear los ojos por completo en negro, como Cate Blanchett o Eva Green, aunque éste sigue siendo un look triunfador. Pero triunfó más el eyeliner, aplicado sólo en el párpado superior, con pestañas muy voluminosas y marcadas.

Más sobre: