Ryan O'Neal y su hijo: una guerra sin cuartel

Griffin compareció en una rueda de prensa junto a su novia malherida para acusar a su padre de agresión

La guerra de los O’Neal conmociona Hollwood. Y es que tal y como se presentan las cosas, la batalla será cruda, sin cuartel y con todo tipo de artimañas. Cada bando tiene ya sus paladines dispuestos a sacar la artillería pesada (incluidas pistolas y atizadores de chimenea). Por un lado la versión de Ryan O’NeAl, de sesenta y cinco años, que fue detenido en su casa de Malibú el pasado sábado bajo sospecha de agresión con un arma letal y de haber disparado de forma negligente. Y por otro, su hijo mayor, Griffin, de cuarenta y dos años, que le acusa de agresión. Una vez requisadas las armas, el enfrentamiento se ha vuelto ahora dialéctico librándose el pasado miércoles un cruce de acusaciones desde los despachos de ambos abogados después de que el protagonista de ‘Love Story’ fuera el primero en contar su versión de los hechos al periódico ‘Los Ángeles Times’.

‘Disparé para que se asustara’
O’Neal senior, el libertad bajo fianza de cincuenta mil dólares, aseguraba que el incidente se produjo cuando regresó a casa junto a Farrah Fawcett tras haber celebrado el sesenta cumpleaños de la ex ángel de Charlie y el final del tratamiento contra el cáncer de colon que le fue diagnosticado hace unos meses. Para evitar que su hijo le golpeara con un atizador de la chimenea se apartó resultando herida en la reyerta la novia del propio Griffin, que necesitó de varios puntos de sutura en el hospital. "Me puse nervioso, me fui a la habitación y cogí la pistola", afirmó. Como Griffin le perseguía "disparé contra una barandilla lo que hizo que se asustara y huyera".

Griffin y su novia ante la prensa
"Rechazamos vigorosamente el argumento de que las lesiones sufridas por Joanna y Griffin se produjeron cuando Ryan O'Neal actuó en defensa propia". Con estas palabras la abogada de O’Neal junior y su novia, Joanna Berry, de veintidós años, embarazada de ocho meses, rechazaba la versión del veterano actor en una rueda de prensa en la que estuvo presente la pareja (ella con el ojo izquierdo con vendas, hinchado y amoratado) aunque sin mediar palabra, dejaron que la letrada hiciera su trabajo.

La respuesta de la otra parte tardó minutos en llegar a través de las palabras de Mark Werksman, defensor de O’Neal padre. "Ryan O'Neal es la víctima y fue atacado por su propio hijo, con su propio atizador. Es lamentable que Griffin intenta hacer un espectáculo público de esta tragedia familiar". Werksman confirmó Redmond, el benjamín de la familia, nacido de la relación de Ryan O'Neal y Farrah Fawcett se hallaba en la casa en ese momento y que la disputa comenzó porque Griffin había tratado mal a su hermano pequeño, que actualmente está siguiendo en una clínica a un tratamiento de rehabilitación contra la drogadicción.

El abogado añadió que tanto él como su cliente creen que Griffin, por otra parte con un largo historial policial, estaba ebrio en el momento de la pelea y que se enfureció cuando su padre le pidió que se marchara de la casa. Una versión esta que no admite la otra parte; cuando los periodistas preguntaron si Griffin estaba drogado la noche de autos, la abogada contestó tajantemente con un ‘no’.

Tatum defiende a su hermano
A atizar el fuego, y nunca mejor dicho, ha salido Tatum O’Neal, que se hizo famosa al convertirse con nueve años en la actriz más joven en ganar un Oscar por el filme Luna de papel. Ella cree lo que cuenta su hermano mayor (Griffin y Tatum nacieron del primer matrimonio del actor con Joanna Cook Moore; De su matrimonio con Leigh Taylor-Young nació Patrik, que también se dedica a la interpretación) "Da igual lo que mi padre diga a la prensa, mi hermano no estaba intentado iniciar una pelea con mi padre, protegía a Redmond". "Estoy segura que en cuanto la policía aclare los hechos, la luz saldrá a relucir", añadió.

En un accidente en el que murió el hijo de Coppola
Los problemas de la familia O’Neal vienen de lejos, como también las disputas entre padre e hijo. Ya en 1983 la policía entró en la casa familiar para poner fin a una pelea en la que el actor vapuleó a su hijo y le rompió sus dientes según información de Los Angeles Times. En aquella ocasión no hubo cargos. Y además de sumar otros delitos en su historial, Griffin fue declarado culpable de negligencia en un accidente de de navegación en el que murió Giancarlo Coppola, hijo del director de cine Francis Ford Coppola.

Más sobre: