Michelle Rodríguez convierte su 'pulsera arresto' en un nuevo complemento

La actriz de la popular serie de televisión ‘Perdidos’ lució el artilugio en su tobillo cuando asistió al desfile de Marc Jacobs celebrado dentro de la Semana de la Moda de Nueva York

¿Una nueva moda? No, por favor. Crucemos los dedos para que las pulseras de control no se conviertan en el último grito en complementos, aunque algunas no duden en lucirlas a modo de tobillera. Éste es el caso de la actriz Michelle Rodríguez, quien lejos de avergonzarse de llevar semejante artilugio, prefirió lucirlo como un complemento más en su tobillo, cuando asistió al desfile de Marc Jacobs celebrado dentro de la Semana de la Moda de Nueva York.

Un dispositivo de control para las 24 horas del día
La actriz, como todos aquellos conductores que han sido tenidos conduciendo ebrios, debe llevar este dispositivo, valorado en más de 1.000 euros, las 24 horas durante 90 días. La pulsera analiza cada media hora a través de la transpiración de la piel si el portador ha bebido o no alcohol. Al final del día el condenado debe enviar vía módem los resultados de las mediciones al juzgado. La intérprete de la popular serie de televisión Perdidos, a la que le quedan aún 20 días con este dispositivo, fue detenida tras dar positivo en un control de alcoholemia cuando conducía por una carretera de Hawai, donde se encontraba rodando los últimos capítulos de Perdidos, en los que su personaje aparecía. Las autoridades de la isla la condenaron entonces a cinco días de prisión y fue obligada a regresar a Los Ángeles para enfrentarse a los nuevos cargos por violación de su libertad condicional, ya que la actriz había reincidido en un nuevo delito cuando aún se encontraba cumpliendo la condicional (prevista hasta junio de 2009) de otro delito cometido en Los Ángeles en 2004.

Reincidente
Rodríguez fue detenida entonces por conducir bajo los efectos del alcohol a gran velocidad y con su permiso de conducir caducado y posteriormente sentenciada al pago de una multa de 500 dólares, 30 días de trabajo a la comunidad y la obligación de seguir un tratamiento de desintoxicación para adictos al alcohol. Se fijó con la sentencia un periodo de libertad condicional de tres años, que tras el nuevo delito cometido en Hawai se ha extendido a dos años más. Además la nueva sentencia por violar la condicional, condena a la actriz a 60 días de prisión (de los cuales sólo cumplió uno debido a "falta de espacio en la prisión" según alegaron las autoridades) y a 30 días de trabajo a la comunidad.

Decorada con las palabras: Orwell y 1984
Por ello la actriz es obligada a llevar esta curiosa pulsera, que lejos de avergonzarla por su más que reprobable comportamiento, ahora luce en sus apariciones públicas. Es más la actriz se ha molestado en decorar el dispositivo con un graffiti en el que se puede leer la palabra "Orwell" y la fecha "1984", en alusión al famoso libro del escritor George Orwell sobre las sociedades vigiladas al más puro estilo Gran Hermano. ¿Se sentirá Michelle "vigilada"? A su favor hay que decir que la estrella demostró cierto arrepentimiento cuando tras ser arrestada dijo: "Personalmente estoy agradecida de que me hayan detenido porque no me di cuenta de mi propio comportamiento".

Más sobre: