Penélope Cruz y 'Volver' reinan en la gran noche del cine español

'El laberinto del fauno', del mexicano Guillermo del Toro, fue la otra gran triunfadora con siete premios Goya

Todos los flashes estaban dirigidos a ella. Penélope Cruz llegó como la primera española candidata a los Oscar y salió por la puerta grande los Goya en una ceremonia marcada por los debutantes: José Corbacho en la dirección y presentación de la gala, menos soporífera que años atrás y más dinámica y amena, Ángeles González-Sinde al frente de la Academia de Cine, y la nueva directiva de Televisión Española. Ocho años han pasado desde que en 1999 Penélope subiera al escenario al recoger su Goya por La niña de tus ojos de Fernando Trueba. Si aquel premio marcó el despegue definitivo de su carrera internacional, éste la ha consagrado.

Arropada por su familia
‘Este es un premio muy especial e importante. Voy a intentar no llorar porque soy un desastre. Y lo de los treinta segundos (para el discurso de agradecimiento) como que no me va a llegar" comentó la actriz sobre el escenario y le dedicó el galardón "a mis hermanos, que son dos joyas, y a mis padres por no haberme hecho sentir como un bicho raro cuando les dije que quería ser actriz".

La emoción al recoger el premio
Emoción hubo en sus palabras, y mucha, mientras desde el patio de butacas la escuchaban su hermana Mónica, que estará con ella en la gala de los Oscar, su madre, Encarna, y su padre, Eduardo. Penélope tuvo palabras para ‘todos los miembros del equipo de ‘Volver’ y sobre todo para Pedro por regalarme a Raimunda. Gracias por tu confianza y generosidad, no lo olvidaré nunca’. Penélope fue la reina de la alfombra, verde en lugar de roja en el caso de los Goya, y durante su paseo delante de la prensa anunciaba que ganara o no el premio lo iba a celebrar esa noche con Pedro. Pasaban cinco minutos de las nueve de la noche cuando la actriz más esperada llegó derrochando glamour con un traje de corte sirena de Carolina Herrera NY.

Una semana llena de emociones
‘Para mí, este personaje siempre estará vivo y unido a este viaje que estoy haciendo con Pedro y a la amistad que nos une desde hace ya diez años". Por eso, sintió que Volver no fuera elegida en la categoría de mejor película de habla no inglesa para competir en los Oscar: ‘Fue un día de alegrías y sorpresas. Alegría cuando dijeron mi nombre porque todavía a día de hoy no lo he asimilado, pero me quedé bastante triste de que Volver no estuviera nominada’. Ha sido esta una semana muy intensa y llena de emociones para Penélope quien asegura que el personaje ‘que me ha creado Pedro, me ha dado un empujón crucial para que mi carrera vaya por la dirección por la que yo quiero ir. A raíz de la nominación al Oscar me están llegando guiones diferentes, con personajes con más carga emocional".

Y si Penélope es la ‘chica Almodóvar’ del siglo XXI, antes lo fue Carmen Maura. El director manchego ha logado que ambas se fueran a casa con sendos Goya, aunque la segunda fue más contenida que su hija en la ficción al agradecer el premio como actriz de reparto: ‘Me voy a tomar este Goya como un homenaje a los que siguen en la brecha. Gracias a Pedro porque me ha dado un personaje que ha conectado muy bien con el público". Volver supuso la reconciliación laborar de Almodóvar y Carmen Maura tras dieciocho años sin trabajar juntos.

Más sobre: