Melanie Griffith se sincera en una excepcional entrevista exclusiva en la revista ¡Hola!

Posando como nunca la habíamos visto hasta ahora, la actriz habla de su relación con Antonio Banderas, de su edad, de sus hijos y de su pasado

Nunca antes había hablado de forma tan directa y sincera como lo hace esta semana en exclusiva para ¡Hola!. Melanie Griffith ocupa la portada de nuestra revista y lo hace con una excepcional entrevista en la que revela su 'yo' más personal. La actriz, de cuarenta y nueve años, reflexiona sobre los aspectos que ella considera ahora prioritarios en su vida, muy distintos a los que tenía hace unos años.

Hollywood y la edad
Nominada al Óscar en 1988 por su interpretación en Armas de Mujer, Melanie ya no esconde su opinión sobre la Meca del cine y la crueldad del sistema con respecto a las mujeres de cierta edad: "En Hollywood pasas de la noche a la mañana de ser una sex-symbol a ser una abuela. No hay término medio". Sin embargo, para la actriz esto no supone ya un problema, porque su prioridad ahora son sus hijos y su esposo. "La edad ya no me preocupa tanto", confiesa.

"Antonio, para mí, fue amor a primera vista"
Cuando, en 1995, Melanie conoció a Antonio Banderas durante el rodaje de Two Much, a la actriz se dio cuenta de que "había estado buscándole toda mi vida. Fue amor a primera vista, al menos para mí. Creo que respecto a él, eso llegó un poco más tarde". Doce años más tarde, la pareja sigue tan enamorada como el primer día. Tanto es así, que se han hecho la promesa de no estar separados más de dos semanas: "Es nuestra fecha tope emocional", revela la actriz.

Las adicciones, cosa del pasado
Protagonista de una vida de pasión emocional e impetuosidad hasta el extremo, Melanie confiesa que las adicciones que tuvo en el pasado -consumió alcohol y fue adicta a los calmantes hace nueve años- ya no forman parte de su vida. "Actualmente ya no tengo ninguna adicción, excepto a vivir bien y a mantenerme sana. A Antonio y a mí nos gusta hacer ejercicio juntos. En Aspen nos encanta esquiar", afirma la hija de Tippi Hedren. Precisamente, ha sido esquiando como se ha roto la rodilla derecha, lo que le ha impedido acompañar a su esposo a la presentación en el Festival de Sundance de su segunda película como director, El camino de los ingleses.

Una madre "práctica"
Además de su papel de esposa, Melanie presume del que ejerce con total devoción y de manera "práctica" como madre de sus hijos: "Nunca estuve lejos de ellos más de dos semanas, salvo una vez cuando rodé en Australia. Ahora Alexander, mi hijo mayor, tiene veintiún años y vive en un apartamento de Nueva York, pero va y viene", comenta la actriz, que también dedica unas palabras a sus otras dos hijas: "Dakota es rubia, llamativa y deslumbrante. Stella -la hija que tuvo con Antonio Banderas- es muy lista, toca el piano y es una atleta fabulosa", afirma orgullosa.

revistadigital

Más sobre: