Las 72 horas de Penélope Cruz antes de los Globo de Oro

De los premios de la crítica norteamericana a la fiesta previa a los Bafta, la actriz española se pasea por Hollywood sin Pedro Almodóvar pero con su as detrás de la manga, 'Volver'

Ha comenzado la cuenta atrás. Las estrellas ultiman todos los preparativos para asistir a una de las fiestas más grandes del cine, los Globo de Oro, antesala de los Oscar de Hollywood. Cuando se cuentan ya los minutos para que se celebre la entrega de premios y los actores y actrices van llegando con cuentagotas a Los Ángeles, les ofrecemos las últimas horas de nuestra actriz más internacional, Penélope Cruz.

De dorado, blanco o rosa, Penélope siempre está radiante adonde quiera que va. La actriz española no decidirá hasta el último momento, o por lo menos eso dice, el vestido que lucirá en una ceremonia que ya ha hecho historia, al ser la primera vez que una actriz española está nominada en la categoría de mejor actriz dramática en los Globo de Oro. Si finalmente Penélope se alza con el galardón, su nombre quedará inscrito con letras de oro en la historia del Séptimo Arte. La española, que ha visto como su papel en Volver la reafirmaba como una de las mejores actrices del año, dentro y fuera de nuestras fronteras, acudirá sola a la gala. Pedro Almodóvar no podrá asistir a la velada a causa de una fuerte gripe y se ha visto obligado a regresar a España. La vuelta de Almodóvar a Madrid coincide con otra buena noticia por la nueva candidatura para su musa y para Volver en los premios Bafta.

Penélope Cruz ha comenzado el año a un ritmo frenético. En las últimas 72 horas la actriz se ha dado cita en tres de las últimas galas con las grandes estrellas de Hollywood. Primero ha sido los premios de los críticos norteamericanos, donde con un elegante vestido dorado de Dolce & Gabbana, la vimos codearse con algunas de las más bellas actrices del panorama internacional. Pocas horas después cambiaba su atuendo para llevar un distinguido traje de Valentino en color blanco para asistir a la fiesta en honor a los nominados a los Globo de Oro en el hotel W Los Angeles en Westwood y por último, y por si la echaramos en falta, la actriz apareció con el pelo rizado y un traje rosa a juego con una chaqueta en la fiesta de los Bafta en Los Ángeles. Son meses de no parar y ella es consciente. Por ello despidió el año relajándose junto a su familia en la isla de San Bartolomé ante la avalancha de premios que se sucederían y en lo que opta al galardón: los Globo de Oro, le siguen los Goya, los Bafta y por último, los Oscar.

Más sobre: