Los anécdotas y las bromas más divertidas de los Premios People Choice

La gala de la 33ª edición de los premios People Choice en Los Ángeles estuvo marcada por la simpatía, la risa y la diversión de sus participantes. Las estrellas de la noche hicieron reír al público con sus continuas anécdotas y bromas, entre ellas destacaron las continuas alusiones acerca de la ropa interior de Britney Spears. A finales de 2006 la cantante acaparó los titulares de la prensa sensacionalista cuando fue sorprendida por los paparazzi, con un vestido corto y sin ropa interior en una de sus salidas nocturnas. Unas fotografías que recorrieron el mundo en tan sólo unas horas.

Jennifer Aniston, radiante con un vestido en color crema, subió al escenario y desde arriba miró a la multitud allí reunida y dijo: "Hombre, tengo que decir que tengo suerte de llevar ropa interior". La estrella de Friends, año tras año favorita del público, fue la ganadora de un premio en la categoría de mejor actriz por su película Separados, filme que coprotagoniza con su ex novio, Vince Vaughn, quien también acudió a los Premios People Choice y se alzó con el premio al mejor protagonista masculino.
Aniston no fue la única que hizo este comentario sarcástico. Halle Berry, que también lucía un vestido corto de la firma Gucci, dio gracias a Dios por haberse acordado de ponerse ropa interior. El actor Robin Williams, elegido por el público como el mejor actor cómico, hizo gala de su sentido del humor y además de atraverse a poner sus manos en el trasero de Halle Berry, comentó: "Yo doy gracias a Dios porque Halle lleve ese vestido... Britney, ropa interior, recuérdalo".

Cameron Díaz y Eva Longoria fueron otras de las actrices que fueron objeto de los flashes durante la ceremonia. La actriz de Los Ángeles de Charlie inmortalizó con una cámara de fotos los mejores momentos de la gala. Por su parte Eva Longoria y Felicity Huffman acudieron juntas a la entrega de premios. La estrellas de Mujeres desesperadas provocaron momentos de diversión cuando Huffman se asomó al escote de vértigo que Longoria lucía con su espalda al descubierto mientras ésta trataba de taparse y salir corriendo.

Más sobre: