Nicole Kidman y Keith Urban acaban con los rumores de ruptura reapareciendo juntos en Sydney

Amanda Wyatt, una joven de 23 años, aseguraba hace unos días que ha mantenido un romance con el cantante cuando ya estaba con la actriz

La salida de Keith Urban del centro Betty Ford de Palm Springs donde ha pasado los últimos dos meses rehabilitándose de una antigua adicción aparentemente superada y en realidad muy latente, no ha sido tan feliz como se esperaba. Tal y como estaba previsto el cantante se ha reunido por fin en Sydney con Nicole Kidman, que llevaba ya unos días en su país, una vez ha recibido el alta clínica -que no médica ya que tendrá que asistir reuniones periódicas y someterse a un seguimiento-. Pero lo que debía haber sido un brindis porque el nuevo año les traiga más tranquilidad y menos problemas que el 2006, se ha convertido en un maremagno de dimes y diretes después de las explosivas declaraciones de una joven modelo de veintitrés años, Amanda Wyatt, quien aseguraba hace unos días a la prensa británica que ha mantenido un romance con Urban desde 2004 e incluso después de su boda con Nicole. Y claro, las fechas no cuadran se mire por donde se mire.

Incendiaras declaraciones
‘Siento mucho si hiero a Nicole, pero yo quiero simplemente contar la verdad y continuar con mi vida" comenta el rotativo Daily Mail. "Me siento muy mal por Nicole. Keith la engañó reiteradas veces conmigo. Probablemente lo vuelva a hacer. Espero que su matrimonio funcione, pero los leopardos no pueden perder sus manchas".. Las incendiarias declaraciones de la modelo, que al parecer conoció a Urban una noche de copas con un grupo de amigas (perdió una apuesta y tuvo que acercarse al músico y presentarse: "Terminamos la noche en su casa. Me dijo que se sentía solo y actuaba como si necesitara que le quisieran. Constantemente me decía que era hermosa") han provocado la reacción esperada de la pareja. Porque el mismo miércoles, un día después de la llegada de Keith a Australia (aparecían de la mano muy sonrientes y ajenos a todo tipo de especulaciones. No hicieron declaraciones pero, después de dejar su mansión de Darling Point, se dejaron fotografiar a la salida de las oficinas de la United Internacional Pictures para luego subir en un coche negro y desaparecer en un visto y no visto.

Urban, nacido en Nueva Zelanda, no había regresado al país en el que creció desde su boda en junio. Nicole, sin embargo, ha pasado la Navidad con sus padres, Anthony y Janelle, y su hermana Antonia, que espera su cuarto hijo. Además, la actriz tuvo la oportunidad de presentar la película de animación Happy Feet en la que presta su voz a uno de los personajes ante el exigente público del Hospital Infantil de Sydney, y rueda junto a su buen amigo Hugh Jackman (estuvo invitado a su enlace) la película Australia de nuevo a las órdenes del también australiano de Baz Luhrmann, que la llevara al Moulin Rouge de París.

Luna de hiel
Las declaraciones de Amanda Wyatt son un nuevo escollo a sortear en el camino de la pareja, que en lugar de disfrutar de sus primeros meses de casados como de una luna de miel, está viendo su felicidad convertida en luna de hiel. Hasta el momento, la actriz ha optado por permanecer al lado de su marido, en lo bueno y en lo malo, y está siendo su mejor apoyo para él en su proceso de rehabilitación. Ya retomada su trayectoria laboral, que había dejado aparcada durante semanas para ocuparse de sus problemas en casa, Nicole tiene previsto rodar la versión americana de la exitosa película colombiana ‘Al final del espectro’, una historia de terror psicológico que narra la experiencia traumática de una mujer que sufre de agorafobia, de Juan Felipe Orozco, que también dirigirá el filme en Hollywood.

Más sobre: