Angelina y Brad, una Navidad diferente en Costa Rica

Visitaron a los desplazados colombianos y se reunieron con representantes del Gobierno del país

Estas han sido unas Navidades diferentes para Angelina Jolie y Brad Pitt. No sólo porque tienen a su hija Shiloh Nouvel, nacida el pasado 27 de mayo en Namibia, sino porque la pareja más solidaria de Hollywood no ha celebrado estas fechas al uso, como era de esperar por otra parte teniendo en cuenta su grado de implicación en las causas humanitarias. Ellos han preferido compartir su tiempo con aquellos que más lo necesitan. Y poco les ha durado su regreso a Estados Unidos después de vivir casi dos meses en la India, porque casi sin deshacer las maletas, han puesto rumbo a Costa Rica, donde pasaron el día de Navidad con varias familia de refugiados colombianos -viven en el país unos 11.500 la mayoría de esta nacionalidad- en el marco de las misiones que la actriz realiza para el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

"Pasamos un maravilloso día de Navidad con la gente costarricense y las familias de refugiados colombianos que conocimos", comentó la actriz en un comunicado divulgado el lunes por la noche. Ambos actores entregaron varios regalos a los más pequeños en San José, la capital poco antes de reunirse con varios representantes del gobierno costarricense entre los que se encontraban el ministro de Trabajo, Francisco Morales, y el vicecanciller Edgar Ugalde a quienes, en nombre de ACNUR, la actriz les manifestó "el agradecimiento al gobierno y a las personas de Costa Rica por su apoyo continuo para todas las víctimas de la persecución y el conflicto".

El mejor regalo: comprensión y buena voluntad
En su mensaje navideño, Angelina, que también realizó algunas visitas a pequeños negocios financiados gracias a los microcréditos, asegura a los refugiados colombianos "a los millones de personas desplazadas de Colombia que el mundo no los ha olvidado completamente" a la vez que hace un llamamiento a la solidaridad y a la tolerancia. "Ha sido triste para mi escuchar muchas historias negativas que muestran la confusión que existe entre los refugiados, que son víctimas del conflicto, y algunos elementos criminales" y agrega que "el mejor obsequio que podemos darle a los refugiados es un poco más de comprensión y buena voluntad, no sólo en Navidad, sino todo el año".

Datos del organismo de la ONU indican que al menos tres millones de personas se han desplazado a raíz del conflicto armado en Colombia, mientras que otras quinientas mil han huido a otros países de la región. Ha sido esta la segunda ocasión que Angelina visita a los refugiados del conflicto colombiano, después de su estancia en Ecuador en 2002 cuanto también tuvo la oportunidad de pasar unas horas allí.

Más sobre: