Después de los malos tiempos, Farrah Fawcett y Ryan O'Neal encaran la vida con optimismo

La actriz ha terminado el tratamiento contra la grave enfermedad que padece

El pasado 29 de septiembre, la vida de Farrah Fawcett dio un giro radical. Los médicos le diagnosticaron un tumor en el intestino delgado. Un mazazo para la actriz que fue un "sex-symbol" de los setenta, pero cuya carrera no logró brillar nunca como se preveía. Hacía sólo un mes que su reaparición, junto a sus compañeras de Los ángeles de Charlie Jacklyn Smith y Kate Jackson en el homenaje al fallecido Aaron Spelling en la ceremonia de los Emmy, había llenado las portadas de la prensa. Se había querido ver en aquella imagen el resurgir de una estrella que treinta años atrás alumbraba los "posters" y los calendarios con las ondas de su rubio pelo batido y su dientes fluorescentes, pasando del mundo de la publicidad a convertirse en un "ángel" al servicio de la lucha contra el crimen.

No han sido fáciles estos años para Farrah, a quien sus problemas laborales se unieron a los personales, con varias separaciones: Lee Majors, Ryan O’Neal después de diecisiete años de unión, con quien años más tarde se reconciliaría, y el productor James Orr, y una lucha desenfrenada por ayudar a su único hijo, Redmond, a mantenerse alejado de las drogas. Pero lo que Farrah Fawcett ha demostrado de verdad es que es una mujer que no se rinde ante las adversidades de la vida, ni siquiera cuando una publicación sensacionalista aseguraba hace unos días que ha estado a punto de morir y que incluso había comentado en su entorno que no era capaz de seguir adelante.

Farrah resurge como el ave fénix de sus cenizas, y con el apoyo de su gran amor, Ryan O’Neal, con quien se reencontró en el camino en 2004 después de siete años separados, y del hijo de ambos, el ya mencionado Redmond, ha sacado fuerzas de flaqueza para superar un duro tratamiento. Ha habido, sin duda, momentos difíciles, pero en su apuesta por la vida, Farrah enviaba una carta el pasado 6 de diciembre "a sus amigos del mundo" que fue leída ante los espectadores de un conocido programa de televisión estadounidense anunciando que había superado el tratamiento: "Estoy feliz de poder decir que la etapa más difícil ha pasado. El transcurrir de los días será la prueba más acertada, pero me empiezo a sentir mejor y veo que podré regresar a trabajar después de las fiestas de fin de año", apuntó. Y agradeció el aliento de sus admiradores: "Todas sus cartas han significado mucho para mí en estos momentos difíciles de mi vida, y me han inspirado de una u otra manera, y sus palabras de aliento me sirvieron para estar fuerte en las últimas seis semanas", escribió. Y para su primera aparición en estos meses, la actriz eligió salir a almorzar con su "caballero" (que increpó a los periodistas por la información falsa que se había dado sobre Farrah) para luego regalarse algunas joyas de Alan Friedman.

Más sobre: