Gina Lollobrígida se refugia en su casa de Roma tras la cancelación de su boda con Javier Rigau

La actriz italiana dice que su pareja ha cancelado la boda por 'los ataques sin final, las calumnias y la violencia' de algunos medios

La actriz italiana Gina Lollobrígida, que ya no contraerá matrimonio con el empresario catalán Javier Rigau según diera a conocer éste en un comunicado, se encuentra estos días refugiada en su casa de Roma. Gina ha jurado que hará pagar a algunos medios el haber arruinado sus planes de boda con Javier.

En una entrevista que la estrella cinematográfica, de 79 años, ha concedido a la agencia de noticias Reuters, ha dado a conocer que su pareja había cancelado el compromiso después de cansarse de "los ataques sin final, las calumnias y la violencia" de algunos medios. "Es una desgracia, esto no debe estar permitido", dijo Lollobrígida bastante cansada y afectada por la difamación de determinados medios de comunicación social. "Hemos decidido cancelar nuestra boda pero seguiremos viéndonos, somos amigos y nos respetamos". Palabras que nos recuerdan a las escritas en el comunicado de prensa enviado por el despacho de abogados de Javier Saavedra en nombre de Javier Rigau, y en el que hacía público la cancelación del compromiso afirmando que : "Siempre querrá y respetará" a la actriz.

Gina, que ya lleva varios años intentando cambiar las leyes internacionales que regulan la protección de los ciudadanos frente a la prensa y la televisión sensacionalista, ha confesado que Rigau sufre "una crisis total" después de haber sido presentado como un oportunista y resistir una cadena de acusaciones que tan sólo pretendían intentar arruinar su reputación. La estrella italiana ya dio a conocer en un rueda de prensa realizada en Salón Internacional del Caballo de Sevilla, el daño que algunas televisiones estaban causando a la familia de Javier: "Yo estoy acostumbrada a los medios, llevo cincuenta años en esto, pero a él y a su familia les hacen mucho daño". La actriz, que quiere lograr que los medios dejen de involucrarse en la vida de Rigau, volvió a repetir desde su casa de Roma: " En cierto modo me siento responsable de que Rigau haya sufrido todo esto porque él está ligado a mí. Estoy más acostumbrada a que escriban mentiras sobre mí". Para finalizar, la actriz anunció que presentará querellas contra algunos periódicos y televisiones españolas e italianas.

Más sobre: