George Clooney nos cuenta su 'noche de juerga brutal' con Danny DeVito

El actor, nombrado el hombre más sexy de 2006, recibió en un programa de televisión la banda y la corona que le acreditan con tal reconocimiento

Anoche el programa de la NBC Today Show tuvo un invitado muy especial: George Clooney. El galán de la gran pantalla, que acaba de ser nombrado por la revista People como el hombre vivo más sexy, recibió en directo de manos del presentador Matt Lauer la corona y la banda que le acreditan con tal reconocimiento. Por segunda vez en una década Clooney, de 45 años, recibe este título, la primera fue en 1997, un honor comparte con su compañero de profesión y amigo Brad Pitt, que también figura en la lista este año. Clooney nada más conocer su nombramiento confesó que para él supone "mucha presión. En todos los eventos ahora uno tiene que destacar. Hay que ponerse una faja, es embarazoso", señaló Clooney haciendo gala de su buen humor.


'Bebimos chupitos de limoncello, es todo lo que recuerdo'
Pero lo verdaderamente sorprendente de la noche llegó cuando Clooney, con la banda y la tiara puesta, comenzó a relatar "la noche de juerga brutal" que pasó con su colega y amigo Danny DeVito. Al día siguiente DeVito apareció en el programa de televisión The View con claros signos de embriaguez. "Ya sabía que serían los últimos siete limoncellos los que me pasarían factura", señaló DeVito en directo.


Clooney reconoce en el programa televisivo que estuvieron "bebiendo chupitos limoncello y eso es todo lo que puedo recordar". Clooney explicó que al final de la velada, tiraba las bebidas a unos tiestos cercanos, sin que DeVito se diera cuenta. Lo curioso de la noche, señala George, es que "estábamos en un restaurante, no en un bar de copas. Me metí en la cama a las 23.30 y me levanté a las 07.00 horas y estaba todavía borracho". Clooney admitió que al día siguiente acudió al espacio matinal Regis and Kelly, de la cadena ABC, con una "resaca brutal".

Más sobre: