Antonio Banderas: 'En Hollywood he comprado la libertad de poder hacer lo que quiero'

El actor, que un día antes había recogido el premio GQ al mejor cineasta del año, presentó 'El camino de los ingleses' en Madrid

El camino que Antonio Banderas emprendió hace veintisiete años, cuando dejó su ciudad en busca de su sueño, le ha llevado al éxito. Ahora el actor regresa a Málaga a finales de los setenta, y en esencia a sus recuerdos, para contar la historia de un grupo de jóvenes volviendo sobre sus pasos "por el camino de la memoria, de las pasiones tempranas y de las preguntas sin respuesta’.

Antonio está inmerso estos días en la promoción en España de su segunda película como director El camino de los ingleses, un trabajo de autor que refleja gran parte de sus inquietudes, y en cada una de sus apariciones el actor que triunfó en Hollywood sin perder el apego a su tierra ha dado un baño de multitudes. Primero fue en la presentación mundial en Málaga, donde tardó más de veinte minutos en atravesar la alfombra roja entre piropos, autógrafos y entrevistas. Luego le llegó el turno a la entrega de los premios GQ, donde recibió el galardón como ‘Mejor cineasta del año’ y al día siguiente acudió con el elenco de actores a la rueda de prensa celebrada en el Instituto Cervantes de Madrid.

'No renuncio a los 17 años que he trabajado en Hollywood porque me ha dado mucho, pero 'El camino de los ingleses' es algo que me tenía que sacar del pecho, algo tan difícil que he tenido que hacer una película, para romperme, darme la vuelta', comentó "en Hollywood he comprado la libertad de poder hacer lo que quiero" Y Antonio tiene claro, que ésta es "una película que en Hollywood nunca se hubiera hecho. Ellos piensan más en términos de espectáculo y de negocio". 'Como director puedes mostrar tu universo, lo que uno es. Y me gustaría que esta película fuera una suma para poder desarrollar mi lenguaje cinematográfico', dijo Antonio a quien ‘la edad’ está haciendo ‘más reflexivo’. "Y es más fácil reflexionar detrás de la cámara que delante. Durante muchos años he sido intérprete de las ideas de otros. Ahora la dirección me atrae mucho más que la actuación, al menos en el cine, porque mi vuelta al teatro es inminente".

Antonio reconoció que el ‘corazón y el alma de la película son los actores, especialmente aquellos que nunca se habían puesto delante de una cámara". Y la complicidad que cuentan hubo durante el rodaje, se demostró en el encuentro con la prensa. Los piropos fueron recíprocos y uno a uno todos los actores, jóvenes y veteranos, desvelaron las claves de un rodaje mágico mientras las alabanzas pasaban de un lado a otro delante de un Antonio Banderas abrumado. Entre las palabras que se escucharon hubo el ‘capitán, o capitán’ (como en la película de ‘El club de los poetas muertos’) de Alberto Amarilla que comentó "Estamos abducidos por Antonio, porque es un marciano y sólo un marciano habría hecho esta película" y adjetivos como "profesional" "apasionado" y "generoso".

Más sobre: