Nicole Kidman vuelve a sonreír, entre insistentes rumores de embarazo

Mientras su esposo, Keith Urban, continúa su rehabilitación, la bella actriz regresa al trabajo

El estreno de la película de animación Happy Feet en Londres estuvo protagonizado por dos de los acontecimientos más esperados en los últimos meses: la vuelta al trabajo de Nicole Kidman tras el ingreso de su marido, Keith Urban, en un centro de desintoxicación y la reaparición de Robin Williams dos meses y medio después de que anunciara sus problemas con el alcohol.

La llegada de Nicole Kidman provocó un revuelo en la londinense plaza de Leicester, adornada para la ocasión como si se tratara de la Antartida, en ella fue desplegada una alfombra azul que sustituyó a la clásica de color rojo, y contó con la presencia de unos divertidos pingüinos que cantaban y bailaban al son de la música. Vestida de negro y con la melena suelta y con flequillo reapareció en escena. Pese a que no atraviesa uno de los mejores momentos en el terreno sentimental -su marido está internado en una clínica de rehabilitación en California y a esto le añadimos que su ex marido Tom Cruise contrajo matrimonio con Katie Holmes la pasada semana en Italia-, la bella actriz australiana no dejo de sonreír durante la presentación del filme, en el que ella pone su voz a Norma Jean, madre del pingüino Mumble (Elijah Wood). Al estreno no faltaron la hermana de la actriz, Antonia Kidman, y una de sus sobrinas.

¿Será madre en primavera?
Afectada por las preguntas en relación con su marido, Kidman trató de mantenerse íntegra durante la premiere con la esperanza de que, si todo sale según lo previsto, quizá Keith Urban podría estar en casa antes de las Navidades.
Si desde hace meses han sido insistentes los rumores de embarazo, ahora la prensa internacional apunta de un modo rotundo, noticia aún sin confirmar, que la actriz, de 39 años, se convertirá en madre la próxima primavera. De hecho, varios periódicos ingleses señalan que ya se le nota el embarazo y que pronto lo hará oficial a través de un comunicado. Del mismo modo se comenta que Nicole aprovechó una de sus visitas para anunciarle a su marido que están esperando un hijo. Nicole ha trasladado su residencia al hotel Dorchester de la capital británica para el rodaje a las órdenes de Philip Pulman la película The Golden Compass. Fuentes del hotel donde se hospeda han señalado que "ella ya no esconde los cambios que ha experimentado su cuerpo y parece ser que se encuentra muy cómoda con ellos".

Más sobre: