Daniel Craig se presenta en Madrid como el nuevo James Bond: ‘Sabía que no iba a defraudar a nadie’

La Gran Via madrileña se colapsó anoche para recibir al nuevo y sexto James Bond. Nada menos que dos cines de la capital acogieron el esperado estreno de Casino Royale y la llegada de sus protagonistas. El superhéroe del S.XXI Daniel Craig, el malo malísimo Mads Mikkelsen, la bella italiana Caterina Murino y como no, el director de la película, Martin Campbell, presentaron en Madrid la película basada en los comienzos del agente 007, la 21º entrega de la saga que corresponde a la primera novela escrita por Ian Fleming. A quien sí se echó en falta durante la premiere fue a la veterana Judi Dench, M, la jefa de Bond, y a la guapa Eva Green, de quién 007 se enamora.

Un gran número de asistentes, entre los que se encontraban las presentadoras Paloma Lago y Verónica Mengod, Leandro de Borbón, el ex alcalde José María Álvarez del Manzano, el coreógrafo Víctor Ullate, el cineasta Santiago Segura, las misses Elisabeth Reyes, Verónica Hidalgo y María José Besora, la actriz Paz Padilla y por último, los cantantes Roser y Raúl, disfrutaron de esta película que ya ha cosechado un gran éxito de taquilla. Durante el primer fin de semana en Reino Unido se recaudaron 19 millones de euros y el próximo viernes, que llega a las carteleras españolas, se prevé que tendrá una gran acogida por parte del público.

Agitado, pero no mezclado
"Lo más loco del filme es la promoción. Estoy casi dos meses fuera de mi casa", asegura Caterina Murino, una de las chicas Bond. Pero no por ello, tanto ella ni sus compañeros, dejaron de comportarse como excelentes profesionales y nos recibieron con amabilidad y simpatía en un céntrico hotel de Madrid. Después de una serie de entrevistas con cada uno de ellos, por fin llegó el esperado encuentro con Daniel Craig. Impecable, con unos vaqueros y una chaqueta azul marino adornada con una corbata del color de sus ojos, Craig compareció ante la prensa y aunque es sabido que no le gusta repetir la frase. "Soy Bond, James Bond" (sólo la pronuncia una vez en el filme), si supimos cómo realmente celebró el haber sido elegido para el papel: "Ese día me emborrache", aunque, como 007, "tome un trago agitado, pero no mezclado". Craig encarna en Casino Royale a un agente "más realista, más oscuro y más humano", aunque quizá más violento que los anteriores. Persecuciones en coche, a pie, asesinatos, escenas de sexo y, como es habitual, ciertos tintes de humor, como la escena en la que OO7 está a punto de morir envenenado: "Esta última partida de póquer...casi me mata".

Su elección para el papel en un principio desató cierta polémica, ya que muchos no veían al actor británico como Bond. Sin embargo, como se dice en estos casos, "el que rie el último rie mejor". Tras el exitoso resultado -algunos le han calificado el mejor James Bond de la historia-, Craig asegura: "Sabía que no iba a defraudar a nadie". No sólo ha sido excelente su debut, sino que ya ha anunciado que regresará en una próxima cinta del agente 007 en mayo de 2008.
Horas más tarde de su primera comparecencia, el actor británico, de 38 años, hizo su aparición en el estreno, ataviado con un elegante traje de chaqueta con chaleco, junto a su novia, la productora Satsaki Mitchell, de 29 años, que lució un distinguido vestido rojo. En cuanto a las informaciones que apuntaban a que Daniel y Satsaki estaban comprometidos, el actor manifestó que de momento no tienen planes de boda, "aunque tampoco nos vamos a separar".

Más sobre: