El glamour de los invitados en la boda de Tom y Katie

Victoria Beckham, Jennifer López y Brooke Shields brillaron por sus vestidos

Caía la noche sobre la Ciudad Eterna cuando el castillo Odescalchi de Bracciano, a 30 kilómetros de la capital italiana comenzó a ser iluminado por numerosas antorchas. Tom Cruise y Katie Holmes llegaron a la fortaleza por separado desafiando a un cielo que amenazaba lluvia. Mientras el actor aparecía en una minifurgoneta negra, Holmes lo hizo minutos antes evitando ser vista por los medios. No se hizo esperar mucho el goteo de famosos, la primera en llegar al castillo medieval fue la sobrina de Giorgio Armani, Roberta Armani, encargada de la organización, quien entregó los trajes diseñados por su tío a los novios.

Pocos minutos después pudimos ver a Victoria Beckham sin la compañía de su marido, quien tuvo que volver a Madrid para estar presente en el partido que su equipo, el Real Madrid disputaba contra el Racing de Santander. Victoria apareció luciendo un conjunto en palabra de honor negro que combinaba con un sombrero muy estiloso. La pareja formada por Jennifer López y Marc Anthony, no causo menos admiración ya que la cantante eligió para la ocasión un elegante vestido en gasa rosa y una estola de piel en blanco roto. También pudimos ver a la actriz Brooke Shields, quien se decantó por un traje largo de terciopelo en color vino, mientras que su marido Chris Henchy iba con el protocolario esmoquin. El actor Jim Carrey, quien llegó en coche justo hasta la puerta del castillo acudió al enlace en compañía de su prometida Jenny McCarthy.

El castillo, que fue iluminado con 6.000 velas perfumadas con aroma a café y rosas, contó con un catering de los restaurantes más refinados de la ciudad, y estuvo servido por jóvenes de la nobleza italiana, vestidos con librea y escudos de armas. Finalmente la fiesta fue clausurada con un despliegue espectacular de fuegos artificiales.

Más sobre: