La llegada de Tom y Katie al castillo Odescalchi para casarse

Llegaron por separado y vestidos con ropa informal horas antes de la llegada de los invitados

La boda del año es también la más misteriosa. Poco se puede confirmar sobre la hora del enlace, que muchos intuyen que puede ser a media tarde del sábado y sobre cómo se desarrollará la ceremonia.

El novio llegaba dentro de un coche, hacia la una del mediodía y vestido de manera informal. Un par de horas antes y rompiendo la tradición lo hacía la novia dentro de una limusina y de ella no se ha podido obtener imágenes, pero sí se la ha visto un rato después asomándose a una venta de la fortaleza primero sosteniendo en brazos a la pequeña Suri y luego con su madre.

Desde primera hora de la mañana, Bracciano, la localidad donde se encuentra situado el castillo, estaba tomada por paparazzis, fans y un elevadísimo número de fuerzas policiales. En total, hay que atravesar cinco controles de seguridad para poder acceder al castillo por tierra y por aire, numerosos helicópteros sobrevuelan la zona para garantizar la seguridad y privacidad tanto de los novios como de los ilustres invitados que asistirán.

De los pocos rostros conocidos que se han podido ver en las cercanías de Odescalchi ha sido el del cantante italiano Andrea Bochelli que según parece será el encargado de cantar el Ave María cuando una Katie Holmes vestida de novia acceda a la sala de la ceremonia. También saludaba muy simpática desde el coche Roberta Armani, sobrina de Giorgio Armani, quien ha sido el encargado de diseñar los trajes de la pareja.

Según publica la prensa local, la pareja ofrecía un almuerzo a un número muy limitado de invitados, entre los que se encontraban sus respectivas familias, así como Boccelli y Maria Pace Odescalchi, la propietaria del castillo.

Más sobre: