Nicole Kidman deja a un lado su carrera para apoyar a su marido en su desintoxicación

Keith Urban ingresó en un centro por su adicción a las drogas y al alcohol

"Lamento profundamente el daño que le he causado a Nicole y a los que me aman y me apoyan", así reza el comunicado difundido por el cantante Keith Urban para anunciar su ingreso en una clínica de desintoxicación. Apenas cuatro meses después de su boda -contrajo matrimonio en el mes de junio - Nicole Kidman atraviesa por uno de los peores y más difíciles momentos en su relación. La pasada semana la actriz suspendió todas las entrevistas concertadas con motivo de la presentación de su nueva película Fur, para acompañar a su marido en su ingreso en la clínica por su ya conocida adicción a las drogas y al alcohol.

Su etapa más oscura
Urban se encuentra internado en el centro de rehabilitación, Cumberland Heights en Nashville (Tennessee), aunque los responsables de la clínica no han querido pronunciarse al respecto. El cantante ya reconoció años atrás su dependencia a la cocaína y el alcohol, un problema que parecía haber superado después de permanecer ingresado por primera vez en este centro en 1998. Él describía esta etapa como de las más oscuras de su vida y en 2002 lanzó un álbum con la canción You’re Not my God, basada en su lucha contra la drogadicción. Cuando al fin parecía haber recuperado la estabilidad al lado de Nicole Kidman, lejos de su alocada y descontrolada vida anterior, el cantante ha recaído en la enfermedad: "Uno nunca puede bajar la guardia en su recuperación y me temo que es lo que he hecho", indica el músico.

Nicole, a su lado en todo momento
Los primeros rumores sobre su nuevo internamiento surgieron en Estados Unidos el mismo viernes horas antes de su ingreso, cuando un casino de Connecticut anunció la cancelación de un concierto de Urban esa misma noche. Nicole, que había vuelto a Nashville ese día después de su aso por el Festival de Roma para promocionar Fur y tras viajar a Kosovo como embajadora de Buena Voluntad del fondo de la ONU para el desarrollo de las mujeres (UNIFEM), estaba a su lado en el momento el que cruzó las puertas de la clínica. Si ella sabía algo durante su estancia en Pristina, comentan algunos periódicos, nadie se dio cuenta porque fue capaz de esconder perfectamente sus emociones.

Su intención es la de apoyar a su marido a pesar de que hace unos meses se planteó poner fin a su compromiso por el temor a que el cantante no estuviera tan centrado como ella deseaba. Superado el bache, la pareja siguió adelante con sus planes de boda, aunque en el un acuerdo prematrimonial firmado por ellos, al parecer, se excluye a Keith Urban de la fortuna de Nicole si recaía en la adicción.

Más sobre: