Katie Holmes disfrutó la pasada semana de unos días de relax en París. La actriz estuvo acompañada durante su estancia en la Ciudad de La Luz por una asesora de imagen de excepción, Victoria Beckham. "Hemos estado comprando todo el día", señaló la prometida de Tom Cruise, que se dejo en todo momento asesorar por la esposa de David Beckham. Juntas se pusieron al día de las últimas tendencias de moda en los desfiles de la Semana de la Moda de París, se codearon con los diseñadores más prestigiosos, recorrieron las tiendas más exclusivas de la capital francesa y la protagonista de Dawson crece aprovechó para hacer algunas compras, entre ellas algunos regalitos para su hija Suri, que el próximo día 18 de octubre cumplirá seis meses de vida. "Tienen cosas preciosas aquí para bebés", comentó la feliz mamá.

A su paso por las calles de la capital del Sena las declaraciones más sorprendentes de la prometida de Tom Cruise no se hicieron esperar. Katie Holmes no dudó en dar a conocer a través de la revista People un detalle de vital importancia a escasas semanas para que se celebre su boda: "Ya tengo mi vestido de novia", admitió Katie, aunque no quiso desvelar más pormenores. De momento se desconoce el lugar ni la fecha, pero tal y como informó semanas atrás el portavoz de la pareja, Arnold Robinson, será muy pronto: " Siempre han dicho que ellos se casarían en otoño y siguen con esa idea. No pueden esperar".

Cuando faltas pocos días para que se convierta en la señora de Cruise, Katie Holmes regresó a la ciudad en la que Tom Cruise le propuso matrimonio en junio de 2005, en lo alto de la Torre Eiffel. Este viaje a París, sin embargo, Katie ha preferido hacerlo con Victoria Beckham, mientras su futuro marido y a su hija se quedaban en su casa de Los Ángeles, y lo ha calificado como una "escapada de amigas".

Más sobre

Regístrate para comentar