Ajena a los rumores de embarazo, Nicole Kidman se vuelca en su faceta solidaria

La estrella de Hollywood Nicole Kidman se dio cita este fin de semana en el museo Madame Tussauds de Londres, -no exactamente como figura de cera sino como mujer de carne y hueso- para participar activamente en la lucha contra el cáncer de mama. Su presencia paralizó el tráfico de Baker Street y Kidman, radiante, descendió de un coche con un traje en color beige y un abrigo negro, adornado con un lazo rosa, símbolo de la solidaridad y del apoyo a esta iniciativa que intenta combatir la cruel enfermedad.

Una experiencia personal
La protagonista de Moulin Rouge, imagen de la campaña de lucha contra el cáncer, trató de concienciar a las personas sobre los riesgos de esta enfermedad. Nicole vivió una experiencia en su familia. A su madre, Janelle, cuando ella tenía 17 años, le diagnosticaron cáncer de mamá, una enfermedad que logró combatir. "El cáncer de mi madre me afecto tanto que no lo olvidaré, me ha convertido en una persona que lucha por erradicar esta enfermedad", confesó. "Es un honor para mi participar en la campaña de investigación sobre el cáncer de mama y espero que aumente el conocimiento sobre esta dolencia entre mujeres de todas las edades, sobre todo si rondan los 50 años. Juntas venceremos el cáncer".

Ajena a los rumores de embarazo, Nicole Kidman apareció en la gala con un abrigo negro que no dejaba entrever su figura. Pese a que su portavoz lo ha desmentido en varias ocasiones, las especulaciones apuntan a que la actriz podría estar embarazada de tres meses. La bella, muy sonriente en su comparecencia, hizo caso omiso a los comentarios. De ser ciertos los rumores, la esposa de Keith Urban se convertiría en madre de su primer hijo biológico. La actriz tiene dos hijos, Isabella, de 13 años, y Connor, de 11, que adoptó durante su matrimonio con Tom Cruise.

Más sobre: