El 2006 ha sido un año de cambios para Hugh Grant. Hasta ahora el que fuera considerado uno de los solteros más codiciados del momento, pronto podría dejar de serlo. El afamado galán de las comedias Cuatro bodas y un funeral y Notting Hill, después de cinco años de soltería, ha encontrado la estabilidad junto a la rica heredera Jemima Goldsmith y tal vez próximamente podría sorprendernos con la noticia de su boda, siguiendo los pasos de su ex novia, Liz Hurley, -con la que mantuvo una relación sentimental de trece años- que contraerá matrimonio con Arun Nayar.

A comienzos de 2006, Hugh y Jemima daban un paso más en su relación y formaban juntos un nuevo hogar, con los hijos que Jemima tuvo de su matrimonio con Imran Khan, Suleiman y Qasim. La relación entre ambos se ha ido afianzando con el paso del tiempo y después de más de dos años de noviazgo se han convertido en una familia feliz y unida.
Hace escasos días la pareja acudió a uno de los desfiles de la Semana de la Moda de Londres, donde se mostraron una vez más felices y enamorados, compartiendo risas y miradas de complicidad.

La literatura, una de sus pasiones
Al margen del terreno sentimental, Hugh Grant también pretende dar un giro en su trayectoria profesional. El actor quiere dejar a un lado su carrera como actor para centrarse en la literatura y escribir una novela autobiográfica. Desde hace mucho tiempo ha manifestado cierta hostilidad hacia su trabajo y puede ser este año el decisivo. Ya entonces afirmaba que se dedicó a esta profesión "por error" y que sus intereses abarcaban otro tipo de campos como la literatura, algo que no descartaba y que hoy parece ser una realidad. La idea de dedicarse a escribir le ronda en la cabeza desde haces años, y más intensamente desde el fallecimiento de su madre, Fynvola, en el verano de 2001, momento en el que el actor ya anunció su deseo de alejarse de la pantalla: "Creo que todos los actores, en algún momento, se plantean la idea de dejar su trabajo. Imagine lo que es, a los cuarenta y tantos años, estar sentado mientras te maquillan y te peinan. Es ridículo".

Más sobre

Regístrate para comentar