Brooke Shields, feliz y tranquila tras el arrepentimiento de Tom Cruise

Tom Cruise hizo examen de conciencia y el pasado jueves pidió disculpas personalmente a Brooke Shields por las duras descalificaciones lanzadas contra la actriz por haber confesado tomar antidepresivos para superar una depresión post-parto.
"Vino hasta mi casa y se disculpó de corazón", señaló Brooke Shields en el programa televisivo "El show de Jay Leno". "Me impresionó mucho lo sincero que fue. Y en ningún momento sentí que tuviera que defenderme, ni sentí que él estuviera intentando convencerme de nada más fuera del hecho de que lo sentía profundamente. Y acepté sus disculpas".

El pasado año protagonizaron esta sonada disputa que comenzó cuando el protagonista de Misión Imposible criticó públicamente a Shields por el uso de antidepresivos después del nacimiento de su hija, Rowan. El actor le reprendió que la depresión se puede tratar con ejercicio y vitaminas, como reza la Cienciología, en lugar de medicamentos. Shields calificó entonces las palabras de Cruise como "un sermón ridículo" y "un perjuicio para las madres de todas partes". La actriz, que escribió Down Came the Rain: My Journey Through Postpartum Depression, aseguró que si ella se sometió a un severo tratamiento antidepresivo lo hizo porque, ante todo, quería salvar su matrimonio, su vida y la felicidad de su pequeña.

Afortunadamente la historia ha tenido un final feliz y, según ha señalado el portavoz de Tom Cruise, "la amistad de Cruise con la señora Shields ha sido subsanada". El positivo cambio de conducta del actor ha surgido a raíz de que la Paramount rescindiera su contrato con el actor, hasta hoy considerado el más poderoso de Hollywood. Entre los motivos más destacados de su despido figuraban las continuas y efusivas demostraciones de amor hacia su prometida Katie Holmes, su defensa de la iglesia de la Cienciología y sus duras críticas a la actriz Brooke Shields por someterse a un tratamiento psicológico para superar una depresión postparto.

Más sobre: