Tom Cruise más 'estrella' que nunca tras su despido de la Paramount

A pesar de haber tachado su comportamiento de "inadecuado" y de "suicidio creativo" por sus continuas muestras de amor en público y su incesante proselitismo a favor del culto de la Cienciología, Tom Cruise volvió a reaparecer en público de la mano de su novia, Katie Holmes, en Santa Mónica.

Un día después de anunciarse su despido de Paramount, la productora con la que ha trabajado durante 14 años, el protagonista de Misión Imposible y la madre de su hija Suri se trasladaron a este municipio californiano para mantener un encuentro privado con los jefes del gigante de la comunicación en Internet Yahoo. Después de tres horas de reunión, Tom y Katie, vestidos elegantes pero de un modo informal -él llevaba chaqueta y pantalones vaqueros-, abandonaron sonrientes los estudios. El actor no quiso hacer ningún comentario sobre la reunión mantenida con los ejecutivos de Yahoo, aunque todo apunta a que Cruise podría estar negociando un contrato de distribución.

Guerra de acusaciones
Sumner Redstone, el presidente de Viacom a la que pertenece la productora Paramount Pictures, acusó a Cruise de haber cometido un "suicidio creativo" por sus lamentables apariciones en público en los últimos meses y de "hace perder dinero a la empresa". El abogado de Tom Cruise, Bert Fields, no ha quedado impasible ante estas declaraciones y ha señalado que la frase de Redstone es "tan maliciosa, tan arrogante, tan terca" que dice más que lo que ha hecho Cruise.

Por su parte, Paula Wagner, socia capitalista de Tom Cruise, ha explicado que su compañía ya había decidido financiarse a través de dos "hedge funds" (fondos de protección), que aportarán un crédito de 100 millones de dólares. "Es un sueño que Tom y yo acariciamos desde hace muchísimo tiempo", confiesa Wagner. "Queremos tomar nuestras decisiones con libertad. Teníamos una buena relación con Paramount e intentamos que saliera bien, pero nuestro sueño era autofinanciarnos".
Al margen de sus desavenencias con la productora y sus nuevos proyectos, el actor aparentemente relajado disfrutó de una tarde en compañía de sus hijos, Isabella y Connor. Tom, en compañía de Katie, siguió desde las gradas la participación de sus hijos en un partido de béisbol en Los Ángeles.

Más sobre: