Angelina y Brad, primera y polémica salida nocturna tras el nacimiento de Shiloh

De crisis nada de nada. O como cantaba Edith Piaf, rien de rien. Angelina Jolie y Brad Pitt siguen juntos disfrutando de su reciente paternidad a pesar de que en las últimas semanas los rumores apuntaban a un alejamiento de la pareja. Y es que, desde que presentaron a su hija Shiloh al mundo a través de las páginas de ¡HOLA! no se les había vuelto a ver juntos en público, una actitud para muchos extraña después de que durante meses recorrieran medio mundo (estuvieron en Suiza, Londres, Alemania, París y Namibia, donde nació la pequeña) junto a sus hijos. Solo el actor había abandonado su ‘retiro voluntario’ en su mansión de Malibú, donde residen desde que regresaron a Estados Unidos, para incorporarse al rodaje de Ocean’s Thirteen.

Esperó a que su padre saliera de la fiesta
Precisamente el cumpleaños de uno de sus compañeros de aventuras en el filme ha conseguido que Angelina y Brad se decidieran dejar a sus hijos al cuidado de la niñera para acudir a una fiesta. Poco amigos de salidas nocturnas, se dejaron ver en la celebración del treinta aniversario de Scott Caan (Turk Malloy en la película). Llegaron por supuesto juntos en su Range Rover (por un día, él aparcó sus motos y ella su avioneta), pero lo curiosos es que no entraron juntos. Después de media hora dando vueltas a la mansión, Angelina decidió, al parecer, quedarse esperando en el coche hasta ver el horizonte despejado. ¿Y de qué?, se preguntarán. Pues según se cuenta en la misma fiesta estaba el padre de la actriz, Jon Voight con quien ella no se cruza palabra desde hace varios años (concretamente desde que en el año 2002 el asegurara en un problema de televisión que su hija padecía ‘problemas mentales’). Así que la actriz , quien muestra ya una esplendida figura, mandó de avanzadilla a su novio y, por no verse cara a cara con su progenitor, aguardó pacientemente a que se marchara para entrar. Antes de pasarse por la fiesta, y aprovechado las horas de asueto, la pareja acudió a la inauguración de una exposición en la galería de arte Julian’s, aunque salieron por la puerta trasera para evitar ser fotografiados.

Quiere donar su avioneta
Aunque quizá Hollywood deba esperar al regreso de su Lara Croft a la gran pantalla, lo que no ha abandonado Angelina es su trabajo humanitario. Al parecer la actriz, que acaba de conseguir su licencia de piloto después de muchos meses de clases, tiene intención de donar a UNICEF su avioneta Cessna Caravan, valorada en 2 millones de dólares. La actriz comenzó a volar cuando se trasladó con Maddox a vivir a Gran Bretaña con la intención de tener libertad para moverse de uno a otro lado en cualquier momento.

Más sobre: