La Paramount despide a Tom Cruise por su comportamiento

Durante catorce años de idílica unión, ha sido su estrella más rentable. Avalan esta afirmación títulos como Misión Imposible, Top Gun, Días de trueno y Collateral, taquillazos por encima de los doscientos millones de dólares; vamos, de esos que hacen historia. En lo que a cifras se refiere, la Paramount se ha frotado las manos gracias a los acuerdos de producción que mantenía con Tom Cruise (sólo cinco filmes le reportaron a la compañía durante la última década unos 2.000 millones de dólares). Pero el matrimonio atraviesa una crisis que apunta directa al divorcio. Los responsables de los estudios están ahora a la gresca con su ‘partner’ al que no le perdonan ‘su infidelidad’ con Katie Holmes.

El dominio de Tom en la industria de Hollywood es aún indiscutible (a pesar de que sus últimos estrenos no han dado los resultados deseados) pero muy discutible es su comportamiento fuera de la gran pantalla. Según informa el periódico The Wall Street Jornal en una entrevista con el presidente de Paramount, Summer Redstone, el despido es directamente proporcional a las muestras amorosas que el actor ha desplegado de un lado a otro desde que comenzó su relación con la estrella de Dawson Crece. Amén su defensa de la iglesia de la Cienciología o sus recientes críticas a la actriz Brooke Shields por someterse a un tratamiento psicológico para superar una depresión postparto. En palabras de Redstone "su conducta no es aceptable para la Paramount. Por mucho que le queramos a nivel personal, sería erróneo renovar el contrato".

Las reacciones por parte del astro más poderoso de la meca del cine no se han hecho de rogar. En declaraciones a la agencia AP, Paula Wagner, socia de Tom Cruise, calificó el anuncio de Redstone como "sorprendente" ya que los rodajes de La Guerra de los Mundos y Misión Imposible III, el actor ayudó, sólo este año, a generar ganancias para la compañía que ascendieron a casi 1.000 millones de dólares. En todo caso, la productora de Cruise al parecer comenzará a trabajar de manera independiente lo que representa, según Wagner, "una muy nueva y excitante dirección".

Más sobre: