Mel Gibson podría ser declarado culpable por conducir ebrio

Mel Gibson se halla envuelto en el ojo del huracán que él mismo ha provocado a su paso algo ebrio por las carreteras de Malibú. El escándalo ha alcanzado proporciones mayúsculas en Estados Unidos. Sin embargo, los amigos del actor, entre los que se cuenta una siempre entregada Jodie Foster y Patrick Swayze, tratan de defender a Mel Gibson, un amigo al que el alcohol, al parecer, le hizo conducir como no debía y decir lo que nunca debía haber pronunciado.

Arresto y disculpas
Los hechos ocurrieron el pasado 28 de julio, fecha en la que el actor fue arrestado con los siguientes cargos: conducir en estado de ebriedad; tener un nivel de alcohol muy elevado en la sangre; y, por si fuera poco, llevar una botella de licor abierta en el interior de su automóvil. Además, el actor, según todas las informaciones, y tal como se colige de su posterior disculpa pública, profirió insultos antisemitas a los policías que le detuvieron. Mel Gibson, poco después de que su auto a punto estuviera de convertirse en un "arma letal" (título de las películas que tanta fama le dieron), pidió disculpas, dos veces seguidas, a la comunidad judía por su desafortunada frase: "Los judíos tienen la culpa de todas las guerras del mundo". Al parecer, el director del Museo Judío de Nueva York ha invitado al actor a que se pase por el mismo y vea, in situ, todos los recuerdos del Holocausto que allí se conservan. Como recordaremos, no es la primera vez que Mel Gibson tiene serios problemas con la comunidad judía. Ya, tras el éxito de su Pasión de Cristo, muchos le acusaron de presentar una visión que culpaba directamente a los judíos, de la muerte de Jesucristo.

Un problema de lejos
Los amigos de Mel Gibson se han precipitado a defender a su amigo que podría enfrentarse, si es declarado culpable, a una pena de seis meses de cárcel. Según publican medios estadoounidenses, las acusaciones serán presentadas formalmente en una audiencia programada para el día 28 de septiembre. Mientras, el actor se enfrenta a diversos problemas. Por una parte, la posibilidad de que se haga pública la película de su arresto mortifica al intérprete, que ha pedido a las autoridades que no den a conocer estas grabaciones ni las hagan públicas. Por otro lado, el escándalo ya ha dejado secuelas laborales para Mel Gibson. La cadena de televisión ABC ha decidido suspender una miniserie que tenía programada sobre el Holocausto y que iba a ser protagonizada por Mel Gibson, según apareció en las páginas del "Wall Street Journal".

Mel Gibson, según se publica en diversos medios internacionales, y él mismo ha reconocido en su disculpa pública, lleva años batallando contra su gran enemigo: el alcohol. De hecho, después de este grave incidente, el actor y director ha decidido ingresar en una clínica de desintoxicación para superar esta nueva recaida.

Más sobre: