Los rumores acerca de la relación entre Elsa Pataky y Adrien Brody habían sido algo así como el Guadiana, aparecían y desaparecían según los movimientos del actor. No obstante, en nuestro número de la semana pasada ofrecíamos, en exclusiva,la prueba de que la pareja compartía algo más que su amor por el séptimo arte. Entonces podíamos verlos en la capital chilena a las puertas de un hotel y muy sonrientes. Estaban juntos, pero sin muestras de afecto. No obstante, el hecho de que ‘El pianista’ de Polanski cruzara el Atlántico para estar al lado de la ‘Ninette’ de Garci el día de su treinta cumpleaños era más que elocuente. Significativo era también que se desplazaran juntos en el mismo taxi —que por cierto pagó ella — hasta el mismo hotel donde se alojaron. Muchos kilómetros y muchas molestias para sólo compartir un café. No obstante, hasta ahora no existía testimonio gráfico que confirmara lo que hoy, sin duda, podemos confirmar: están enamorados.

En esto días, Elsa ha ejercido de cicerone para Adrien. Juntos han recorrido cada rincón de la capital chilena. Y ha sido en estos románticos paseos donde se les ha podido ver protagonizando escenas de amor que parecían sacadas de alguna de sus producciones. Besos, abrazos y miradas que no dejaban duda. El hecho de que se encuentren a miles de kilómetros de España no es sinónimo de que se quieran esconder, es sólo coyuntural, ya que Elsa se encuentra rodando en este país. De hecho, ni siquiera se molestan en ocultar su amor. Ajenos a las miradas indiscretas y sin molestarse por que les pudieran reconocer, paseaban cogidos de la mano o abrazados. Bien abrigados por el frío —en Chile es pleno invierno —,con la única compañía de la del perro labrador de la actriz, los dos disfrutan de su amor y de su complicidad. El actor, que acaba de terminar el rodaje de «Manolete» en España, se tomará unos días de descanso hasta comenzar un nuevo rodaje en cualquier parte del mundo, mientras Elsa está en plena producción de una película coproducida entre Chile y España.

Elsa ha cumplido treinta años
La actriz acaba de cumplir treinta años y el mejor regalo que ha recibido ha sido la visita de su novio. Un buen momento personal, que se une a una excelente etapa profesional. En menos de diez años, ha dejado de ser la eterna adolescente de «Al salir de clase» para convertirse en la musa de José Luis Garci. No sólo eso. Se ha embarcado en la aventura de conquistar América. Eso sí, lo hará paso a paso, como una carrera de fondo. No obstante, puede estar más que satisfecha con los resultados que ha obtenido a corto plazo (ya ha rodado con Samuel L.Jackson). Con todo, la actriz está satisfecha de poder haber demostrado a quien lo dudara que era mucho más que una cara bonita. De padre español y de madre rumana, utiliza el apellido Pataky en homenaje a su abuelo materno, que le transmitió su pasión por la actuación. Si la suerte estaba muy bien echada en el terreno profesional, hasta ahora no había sido igual en el amor.

Más sobre

Regístrate para comentar