Nicole y Keith regresan a Nashville tras una luna de miel de ensueño

Bora Bora suena a luna de miel, pura miel que disfrutaron Nicole Kidman y Keith Urban, tras su romántica boda en Sydney. Este paraiso, que inspira y llama a perderse en mitad del Pacífico Sur, fue el lugar elegido por la pareja para vivir días de absoluto relax.
Cuarenta y ocho horas después de su enlace, los recién casados ponían rumbo a las playas de la isla de St. Regis, calificada en los folletos publicitarios como "la más hermosa del mundo". Pero más allá de exageraciones propias de los maestros del marketing, a la vista está que la famosa pareja pensó minuciosamente dónde pasar un viaje de novios inolvidable. Y decidieron volar, en un jet Gulfstream, hacia su destino, ubicado a 260 kilómetros de Papeete, la capital de Tahití.

Doce mil euros la noche
Durante su estancia no escatimaron en gastos ni servicios. Al parecer la habitación de este exclusivo resort cuesta 12.000 euros la noche y la pareja pudo degustar los exquisitos manjares elaborados por un jefe de cocina, los servicios de un mayordomo las veinticuatro horas del día, y la seguridad del guardaespaldas de la actriz. Los recién casados compartieron durante cuatro noches de estancia mar y olas (no playas, ya que en este exclusivo resort que cuenta con jacuzzi y piscina, las playas son privadas) con Eva Longoria (Mujeres desesperadas) y su novio, el jugador de baloncesto Tony Parker. Tras la boda de su amiga Marcia Cross, Eva Longoria decidió vivir con su pareja una semana romántica, tal vez deshojando ambos la margarita del "sí, quiero", como hicieron Nicole Kidman y su flamante esposo el pasado 25 de junio. Y es que la Polinesia francesa resulta un excelente lugar donde plantearse el futuro, siempre y cuando el bolsillo lo permita. Como se puede apreciar en las imágenes, la diva Nicole se ha convertido en una bella mujer de carne y hueso que resplandece junto a su marido. Una mujer que se divierte posando enamorada frente a la cámara digital de Keith Urban, paseando por la arena de las playas de Bora Bora o jugando ajena a las miradas indiscretas.

Nashville, su lugar de residencia
Después de cuatro días de descanso, la familia Urban ha regresado a Nashville, cuna del "country" y residencia habitual de Keith Urban, hoy orgulloso señor de Kidman. Pronto ambos tendrán que reanudar sus compromisos profesionales, Keith comenzará su gira en Ontario (Canadá) el próximo 13 de julio y Nicole está a punto de empezar el rodaje de su próxima película The lady from Shanghai.

Más sobre: