Nicole Kidman y Keith Urban, una historia amor que terminó triunfando

Nashville, la cuna del country, se convirtió para Nicole y Keith en el refugio de su amor. Allí podían estar tranquilos sin que nadie les persiguiera, lejos de las luces y los focos de rodajes y escenarios. Quizá la razón más importante por la que ella quería tanta discreción fue mantener protegidos a Isabella, de trece años, y Connor, de once, que ya habían sufrido el divorcio de sus padres y no quería que hubiera otras posible ‘figura paterna’ hasta no estar ella segura de que sería el definitivo: "Mis hijos son muy importante a mí".

El anillo de compromiso
Las pruebas del romance llegaron hacia finales de año cuando ya se había consolidado. Fotografiados de la mano por las calles de Boston en noviembre, un detalle en el atuendo casual de Nicole llamó poderosamente la atención de los medios: el anillo de brillantes que lucía en el dedo anular de su mano izquierda. Al parecer su novio le había propuesto matrimonio durante una romántica cena el día de su treinta y ocho cumpleaños en octubre. Ese mismo mes hubo una cita muy importante en Nashville: por la festividad de Acción de Gracias organizaron una reunión familiar para que los padres de ambos se conocieran.

Todo apuntaba a que la cosa iba en serio. Pero como en cualquier cuento que se precie también hubo que superar algunos escollos para que se cumpliera el dicho de ‘fueron felices y comieron perdices’. La relación, según se dijo, pasó por un bache a principios de este año cuando Nicole decidió anular el compromiso por temor a que Keith no hubiera superado sus época más salvaje. "Muchos de sus amigos estaban preocupados por la reputación de Ketih de mujeriego y no querían que le volvieran a partir el corazón a Nicole. Ella siente que no está preparado para sentar la cabeza". Superada la crisis, llegó la primera aparición en público de la pareja. Fue sin estridencias, sin posar en la alfombra roja, pero ante todo el mundo en la gala de los Grammy, donde él fue premiado, y pocas semanas después era Nicole quien le llevaba a su terreno acudiendo a los Oscar.

Los rumores de boda eran ya incontenibles en marzo -al parecer la primera fecha prevista para en enlace- pero fue el pasado mayo en una gala de UNIFEM, organismo del que Nicole es Embajadora de Buena Voluntad cuando la actriz acabó con todas las incógnitas sobre su situación sentimental: "Es mi prometido. No habría traído a alguien que sólo fuera mi novio".

Más sobre: