Nicole y Keith almorzaron con sus familias un día después de su romántica boda

Menos de veinticuatro horas después de haberse dado el ‘sí quiero’ en una romántica ceremonia celebrada en la Capilla Memorial del Cardenal Cerretti en Sydney, los señores Urban, o lo que es lo mismo, Nicole Kidman y su flamante marido, se dejaban ver felices y sonrientes llegando al hotel donde se habían citado con sus respectivas familias para almorzar. La protagonista de Las horas, de 39 años, se mostró relajada y muy sonriente con un vestido blanco y negro y una chaqueta a juego, mientras que Keith, acorde a su estilo, llevaba pantalones vaqueros y una camiseta celeste.

Estaba previsto que la pareja, que pasó su noche de bodas en la nuevo apartamento valorado en tres millones de dólares que acaban de adquirir en plena bahía (la casa de Darling Point de la actriz era la que compartió en su día con Tom Cruise y se la quedó como parte del acuerdo de divorcio), comenzara después su luna de miel presumiblemente en Fiji, donde habrían gastado unos 183 mil dólares para contratar el exclusivo complejo Wakaya Club Resort durante una semana, aunque al ser uno los paraísos preferidos de la actriz y su ex marido, algunos rotativos apuntan a que el matrimonio podría poner rumbo a Bora Bora.

Al parecer la pareja ha firmado un contrato prematrimonial por el que Nicole, cuya fortuna se estima en 112 millones de dólares, pagaría 600 mil dólares a Keith por cada año de matrimonio. Dicho acuerdo tiene sin embargo una cláusula según al cual el cantante no tendría derecho a nada si la separación se debe a una recaída en sus adicciones por las que estuvo ingresado hace unos años en una clínica de rehabilitación.

Más sobre: