Todo listo para la boda de Nicole Kidman y Keith Urban

  • Según el Morning Herald un cuarteto perteneciente a la Orquesta Sinfónica de Sidney tocará mientras la novia se acerca al altar, y el Daily Telegraph apunta a que Keith Urban tiene preparada una canción para cantarla a Nicole cuando ya se haya convertido en su esposa.

  • Isabella, de 13 años, hija de Nicole, su hermana Antonia y su mejor amiga, Naomi Watts, serán las damas de honor, mientras que su hijo Connor, de 11 años, podría encargarse de colocar a los invitados en sus respectivos sitios. Shane, el hermano de Keith Urban, al que está muy unido, será el padrino del novio.

  • El secreto mejor guardado sigue siendo, como manda la tradición, el vestido de novia. Una fuente cercana a Nicole ha señalado que será un traje sencillo con un toque romántico, pero lo cierto es que poco o nada se conoce. Se dice que la casa Balenciaga se ha encargado del traje pero que la actriz habría podido tener una ‘crisis de estilo’ de última hora, lo que habría obligado a varios diseñadores australianos a ponerse manos a la obra para hacer algunas modificaciones de última hora. Será blanco, muy elegante como es su estilo, y sin tirantes, parece ser.

  • "Blanco en blanco, con un toque rosa" es el tema de la boda. Entre las flores que adornarán la iglesia hay cientos de orquídeas blancas por valor de setenta y cinco mil euros. Aproximadamente la misma cantidad de dinero que se han gastado en una pared de rosas que contendrá tres veces el número la cantidad de estas flores que se venden en Sydney el día de los enamorados.

  • El banquete nupcial se celebrará, según parece, en el Royal Motor yacht Club en el barrio de Point Piper, en pleno bahía de Sydney. Y el prestigioso chef australiano Luke Mangain se encargará de preparar el menú.

  • La actriz ha encargado los dulces que se degustarán a la pastelería Sweet Art. Según parece la tarta nupcial será en realidad una multi tarta de original diseño en distintas alturas que ha costado unos 2.500 euros y por la que la pareja se decidió después de muchas consideraciones. Nadie de la pastelería ha querido hacer declaraciones pero cuando un fotógrafo se acercó, un empleado de la tienda fue visto quitando del escaparate rápidamente un pastel de distintas alturas con hiedra negra cayendo que podría asemejarse al elegido.

    Más sobre: