Todo listo para la boda de Nicole Kidman y Keith Urban

Australia está revolucionada. Se casa su más grande estrella y el despliegue informativo es apabullante. Nicole Kidman dará el sí quiero al cantante de country Keith Urban en el país en el que ambos se criaron cinco años y medio después de su sonada ruptura matrimonial con Tom Cruise. La actriz, que en los días previos se ha dejado ver a sabiendas de que su presencia es la más requerida, desea una ceremonia íntima, los rumores sobre la misma -el vestido de novia, el banquete, el viaje de novios- no han dejado de copar las portadas de los rotativos locales. En un quiebro del destino, Nicole se casa antes que su ex. Mientras él recorría platós y ciudades cantando su amor por Katie Holmes y contando que se casarían tras el nacimiento de su hija Suri (podría ser en julio), Nicole, ha vivido su historia de amor en silencio, paso a paso hasta el altar.

  • Nicole Kidman le dará el sí quiero a Keith Urban en una ceremonia católica oficiada por el Padre jesuita Paul Coleman, amigo de la familia Kidman desde hace más de treinta años quien ha comentado que "es una especie de retorno espiritual a casa, un retorno a su Iglesia, a su fe, junto a su familia" después de que la actriz se acercara a la Cienciología durante su matrimonio con Tom Cruise (no obstante ella ha declarado que su religión siempre ha sido el catolicismo).

  • Nicole no ha confirmado donde se celebrará la ceremonia. Todo apuntaba a que sería en la capilla de Mary MacKilloph, lugar que ella misma mencionó el pasado enero como sitio ideal para casarse un día, pero una carpa blanca levantada al lado de la Cardinal Ceretti Memorial Chapel, que forma parte del seminario St. Patricks Catholic en el distrito de Manly Beach hace suponer que será finalmente allí. Eso si no están jugando al despiste porque se dice que la pareja ha contratado señuelos para que nadie consiga fotos de su gran día.

  • Los rotativos apuntan a las seis de la tarde hora de Sydney como hora fijada para el enlace. Según parece será una ceremonia muy sencilla "que durará una hora" ha comentado el padre Coleman, quien ha señalado que la pareja disfruta de un amor maduro que le ha producido una "buena impresión sobre sus posibilidades." En su homilía el sacerdote hablará a la pareja del secreto para mantener vivo el amor: "Dedicad tiempo al otro, haced juntos cosas románticas y nunca os despidáis sin besaros".

    Más sobre: