El hijo de Carmen Morales hizo la Primera Comunión rodeado del cariño de toda la familia

El pasado sábado 27 de mayo, el nieto mayor de la tristemente desaparecida y muy querida artista Rocío Dúrcal recibió su Primera Comunión. Hasta el santuario de Schoenstatt, situado en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, se acercaron los padres, familiares y amigos del pequeño Christian Martín Morales, el hijo de Carmen Morales y Oscar Lozano. En este día tan emotivo para el pequeño Christian se echó mucho de menos la presencia de Marieta, su abuela materna, pero sus padres quisieron que el pequeño disfrutara de este día tan especial para él. Los grandes ausentes fueron los tíos del pequeño Shaila Morales, quien no pudo asistir por encontrarse trabajando en su disco, y Antonio Morales, que tampoco pudo estar presente por otros compromisos. La que sí asistió fue su ex mujer, Edurne, quien acudió con sus pequeños gemelos. Tras la ceremonia, Antonio Morales, el abuelo, algo triste por la ausencia de su mujer, pero al mismo tiempo feliz por este día tan especial para su nieto, nos atendió amablemente y contestó así a nuestras preguntas.

—Antonio, un día muy alegre para vosotros...
Sí, muy bonito y muy alegre.
—Nos han contado que Christian ha leído uno de los textos litúrgicos y lo ha hecho muy bien.
Sí, lo ha hecho muy bien.
—Es el primero de tus nietos en hacer la Comunión.
Sí, espero que le sirva para tener fe y que hoy se divierta, porque también es un niño. Ahora vamos a ir a celebrarlo un poco.
—Supongo que echáis de menos a Rocío,¿verdad?
Mucho. Vamos a ir a comer un poco.

La madre del pequeño Christian, Carmen Morales, estuvo en todo momento acompañada de su novio, el empresario Luis Guerra Yuste, y muy pendiente de su hijo. Carmen, tras la ceremonia, se marchó con su pareja al local que regenta Oscar Lozano, ya que allí es donde tuvo lugar la fiesta de celebración. Momentos antes nos quiso aclarar que todo había salido muy bonito.
—Carmen, un día muy feliz para ti, ¿verdad?
Sí, muy bonito.
—Tu hijo ha leído y lo ha hecho muy bien.
Estaba muy nervioso, pero ha salido muy bonito.

Más sobre: