Daryl Hannah finge estar enferma para no viajar al festival de Peñíscola

El festival de Peñíscola le tributaba este año un homenaje a Daryl Hannah. Pero la bella sirena les ha salido rana.
Hace unos días los organizadores del certamen recibieron una notificación anunciando la ausencia de la actriz por motivos de salud: "La señorita Daryl Hannah está muy enferma y no podrá acudir a Peñíscola. No tiene voz y su médico le ha ordenado que no se mueva de la cama. En este momento tiene fiebre y no puede viajar ni atender ninguna cita". Hasta aquí, aunque se fastidia la presencia de ‘estrella internacional’ sobre la alfombra roja, todo es comprensible.

Pero los responsables del festival están que trinan con la actriz. Y es que, antes se pilla a un mentiroso que a un cojo. Porque la bella Daryl, que supuestamente estaba en reposo y con fiebre, se mostraba ayer en plena forma física (y con muy buen aspecto) en una manifestación ecologista en Los Ángeles para apoyar la causa de la cantante folk Joan Baez, de 65 años. Junto a ella, la asesina despiadada de Kill Bill se encaramó a un árbol, con el fin de evitar su demolición, y gritó como la que más. Ahí estaba Daryl agarrada a las ramas y a un megáfono. Y de ronquera, ni rastro. "No merece la pena gastar dinero y tiempo en estas cosas. Se la ve silbando... Será por eso por lo que se ha quedado sin voz", decía ayer, dolida, la organización del festival a un diario local.

Más sobre: