Fórmula Cannes 2006: buen cine, una pizca de aristocracia y sabor latino

¿Quién da más? Dos películas seguidas de dos ovaciones acompañadas, a su vez, por las lágrimas de sus directores. Nos referimos a Volver (con Almodóvar emocionado, de ojos húmedos) y Babel, del mexicano Alejandro González Iñárritu (consagrado tras títulos como Amores perros y 21 gramos). Parece inevitable (se siente en el ambiente), pase lo que pase la Palma de Oro "huele" a director latino. Porque aunque mucho se esperaba del filme de Sofía Coppola (y su recreación de María Antonieta), el público no ha parecido compartir sus puntos de vista, ni ha querido volver a erigirla en "la más europea de las directoras estadounidenses" como ya hicieron con Lost in Translation.

Desfile de estrellas
Esta 59 edición de Cannes ha multiplicado sus brillos (y no sólo por la estética "metalizada" adoptada por muchas de las estrellas visitantes). Impresionante pasarela de bellezas dispuestas a apoyar con pasión sus filmes y los de sus directores fetiches. En la alfombra roja, en esta ocasión, han compartido protagonismo, junto a las estrellas del celuloide, como Sharon Stone, radiante una vez más, las "nuevas estrellas" de la realeza, Andrea Casiraghi y Tatiana Santodomingo, su novia y la envidia de muchas jóvenes que suspiran por el mayor de los hijos de Carolina de Mónaco.

Conexión Bernal
Entre tanto glamour y sobredosis de cine, el actor mexicano Gael García Bernal se baña a la vez en dos aguas: la de sus afectos. Porque él se ha constituido en conexión y punto de enlace entre Pedro Almodóvar (rodó bajo sus órdenes en La mala educación) y Alejandro González Iñárritu, director de Babel, la única película que, hoy por hoy, ha logrado hacer sombra al Volver del director manchego. Aún quedan días de espera hasta saber por quién se decanta el Jurado del festival. Entre tanto, la vida en Cannes (consagrada al cine) continúa...

Más sobre

Regístrate para comentar