Nicole Kidman: 'Aún quiero a Tom'

Cuando todo el mundo pensaba que después de cinco años Nicole Kidman por fin había conseguido pasar página tras su traumático divorcio de Tom Cruise y rehacer su vida con Keith Urban, con quien según todos los rumores podría casarse el próximo 25 de junio, la estrella de Hollywood se despierta con unas declaraciones que no han dejado indiferente a nadie. En una entrevista publicada en la revista Ladies’ Home Journal, Nicole, de 38 años, vuelve a remover el pasado y reconoce que aún quiere a su ex marido.

El fin de la felicidad
La ruptura, dice "fue un shock muy grande" y continúa hablando de su historia: "fue algo enorme. Aún lo es. Para mí sólo era Tom, pero para todos los demás él es muy importante. Fue muy cariñoso conmigo y le amaba. Aún le amo", dice Nicole. Tom solicitó el divorcio en diciembre de 2001 después de una década de matrimonio alegando diferencias irreconciliables y durante ese tiempo, reconoce la actriz, siempre tuvo la sensación de que algo acabaría con su felicidad conyugal: "Sabía que algo me iba a golpear, pero no creí que iba a suceder como sucedió. Había visto a mi madre luchar contra el cáncer de seno y temía que mi salud estuviera en peligro, y eso era lo que realmente pensaba que me iba a ocurrir. Considero que un divorcio y el fin de una familia es una pequeña muerte en sí misma.

'Tengo mucho cuidado al elegir con quien comparto mi vida'
De la unión de la que fuera una de las parejas más admiradas de Hollywood quedan dos hijos adoptados, Isabella, de trece años, y Connor, de once: "Siento un amor enorme por quienes hayan sido los padres biológicos de mis hijos y si ellos deciden ir a buscarlos en algún momento, estaré igualmente ansiosa, porque aunque es una de las cosas más extrañas, en realidad siento que ellos están conectados con nosotros como una gran y extraña familia y dependerá si ellos deciden buscarlos o no". Pero la actriz nada dice de la hija que ha tenido Tom con Katie Holmes y se guarda para sí su relación con Keith Urban, con quien pasa cada vez más tiempo en Nashville, donde reside el cantante de country. Lo único que se aventura a decir es: "tengo mucho cuidado (al elegir) con quien comparto mi vida. Me rodeo de gente sincera y buena, la mayoría de la cual no está en la industria. Es la vida que quiero tener cuando sea vieja y mi cabello sea largo y cano".

Más sobre: