Espectacular reaparición de Katie Holmes después de dar a luz a su hija Suri

Tom Cruise: Misión Manhattan. Ese podría haber sido el título de la aventura que protagonizó ayer en la Gran Manzana el actor más poderoso de Hollywood. En plena promoción de la tercera entrega de las aventuras de Ethan Hunt, se lanzó a la conquista de mar, tierra y aire. No hubo medio de comunicación que se le resistiera y en pocas horas había atravesado la ciudad a lo largo y a lo ancho convirtiendo el estreno de "Misión Imposible III" en un puro espectáculo.

Se movió en un coche de bomberos por Times Square, en helicóptero, motocicleta (llegó al Festival de Cine de Tribeca sobre dos ruedas y fue recibido por su anfitrión, Robert DeNiro) lancha, y metro para llegar a tres proyecciones del filme y dos presentaciones publicitarias.Pero un día después, y en Los Ángeles, Cruise tenía un último as guardado en la manga. El rey de los golpes de efecto llegó a la premiere, en el teatro Grauman's Chinese, en un impresionante deportivo y acompañado por su prometida, Katie Holmes en la que fue la primera aparición de la joven actriz tras el nacimiento de su hija Suri el pasado dieciocho de abril. La reaparición de la recién estrenada mamá fue también puro showbusiness. Su novio, todo un caballero, la ayudó a bajar del vehículo entre la aclamación de cientos de seguidores que se acercaron al lugar para ver a su ídolo. Como es lógico, a Katie, de constitución normalmente delgada, se le notan aún las curvas del embarazo.

Una entrenadora personal para Katie
Acaba de dar a luz como quien dice pero según parece su novio quiere que recupere su figura lo antes posible y ha supervisado con ella un programa de entrenamiento personal. El objetivo es que la actriz esté en plena forma para la boda de la pareja, que podría celebrarse el próximo 4 de julio.

La estrella de "Dawson crece" quiere perder 19 kilos y según su entrenadora personal de la firma Buff Brides (especializada en poner en forma a novias antes de la boda) lo conseguirá porque está muy motivada: "Ama a su novio y le gustó mucho que Tom supervisara el programa. Él le dijo que quería que fuera la novia más hermosa de todos los tiempos y ella se echó a llorar cuando lo oyó". El plan no le ha gustado a Martin Holmes, el padre de Katie, que declaró recientemente a la revista Reveal: "Mi hija necesita descanso, relax y recuperación. Katie ya está haciendo ejercicio para volver a poner en forma su espalda y sus hombros. No puedo aprobar lo que está pasando".

Un millonario contrato prenupcial
Es de todos sabido que la relación entre Tom Cruise y la familia de su novia no es todo lo fluida que cabría esperar aunque quizá hayan conseguido limar asperezas con el generoso contrato prenupcial que se dice ha firmado el actor después de intensas negociaciones entre los abogados del astro y el propio Martin Holmes, abogado matrimonialista. Según ha publicado el rotativo Daily Mail Katie recibirá cuarenta millones de dólares en caso de divorcio, pero también quedará protegida aún en caso de no llegar a casarse con Tom porque recibiría entonces aproximadamente catorce millones de dólares.

Fuentes cercanas a la familia Holmes esperan que con el acuerdo disminuyan las tensiones entre las partes. "La familia de Katie siempre se ha mostrado escéptica sobre este romance. Estaban conmocionados cuando ella se quedó embarazada tan pronto y no les gustó la manera en que le dio la espalda al catolicismo por la Cienciología. "Ahora con este acuerdo, están (los padres de Holmes) aliviados de que al menos Katie y su hija estarán aseguradas económicamente de por vida, aunque ella no se case con Tom".

Más sobre: