Jennifer Aniston y Vince Vaughn se mudan a Chicago

Jennifer Aniston y Vince Vaughn no son muy dados a hablar de su relación. Sin embargo, su relación es centro de atención mediática. Y ellos lo saben. Acuden a programas de televisión y son parcos en palabras. Al parecer, Jennifer Aniston dice haber aprendido la lección tras toda la estela comunicativa que dejó su separación y divorcio con Brad Pitt. Por eso, han elegido Chicago (lejos de California) como ciudad para establecer su primer "nido de amor". Y Chicago ha sido la elegida por varios factores. En primer lugar, porque Vince Vaughn nació allí y domina la ciudad. En segundo lugar, porque -según palabras de la propia Jennifer- en esta gran ciudad del estado de Illinois "la gente me deja en paz. Hay muy buenos museos y restaurantes. Es una ciudad magnífica". Y es que la actriz ya se ha cansado de tener de manera casi permanente a curiosos y reporteros gráficos en la puerta de su residencia californiana (con la que compartió los mejores años de amor con Brad Pitt).

Una casa por todo lo alto
Según medios internacionales, la mansión elegida por la pareja ha costado la friolera de doce millones de dólares y costa de nueve habitaciones, trece baños, un garage con espacio para seis vehículos y un enorme salón de dos pisos. Todo un lujo que se aleja del concepto "nidito de amor". Más bien, gran nido para que se fortalezca la relación que surgió durante el rodaje de Break-up, cuando Jennifer Aniston aún tenía el corazón roto y trataba de sacar fuerzas de flaqueza. Y las fuerzas le llegaron del ejercicio de su profesión.

Vince Vaughn se confiesa discreto
La última intervención de Vince Vaughn en la televisión fue en el popular programa de David Letterman, The Late Show. Y éste, con habilidad, quiso soltar de la lengua al actor. Que, por fin, confirmara y hablara tranquilo de su amor por Jennifer Aniston. Pero no se produjo. Cuando el presentador le preguntó directamente, a bocajarro, que si eran pareja, el actor contestó: "No estoy diciendo si somos o no pareja. Creo que ella es genial, pero no me pronuncio sobre qué somos". Tal vez no hablan. Pero las imágenes, y esa casa (inicio de proyecto en común) dicen mucho más que una declaración pública.

Más sobre: