Denise Richards sale con Richie Sambora, el ex marido de su mejor amiga

Hay amores para siempre, amores platónicos y amores que matan. O que terminan como el rosario de la aurora. Y en Hollywood este "the end" está a la orden del día. Charlie Sheen y Denise Richards son los últimos protagonistas de un culebrón que promete convertirse en la comidilla que recorra los rincones de la meca del cine en los próximos meses. La historia tiene ingredientes suficientes para que un guionista le de vuelta y vuelta en la parrilla de las ideas y cocine un serial a lo Falcon Crest.

A la sonada separación de la pareja con acusación de malos tratos y orden de alejamiento incluida según informábamos la pasada semana, se unen ahora los vértices de un triángulo (incluso cuarteto) "amigo-amoroso" que está alimentando sin descanso las portadas. Una delicatessen para la prensa sensacionalista.

A principios de octubre del pasado año, la guapa actriz y el hijo del famoso Martin Sheen, que parecía haber tranquilizado sus ánimos tras haber sido considerado durante mucho tiempo un rebelde sin causa, vivía días de vino y rosas después de una reconciliación matrimonial gestada a raíz del nacimiento de su segunda hija en común, Lola. Lo que parecía una segunda oportunidad en toda regla (el actor entonó un mea culpa público en programa de televisión) se transformó en una pesadilla para ambos.

Ahora Denise, que ha acusado a su ex marido de malos tratos y como resultado un tribunal dictaminó la pasada semana que el actor no puede estar a menos de noventa metros de ella, está en visos de volver a enamorarse. Algo muy normal par una persona joven -treinta y cinco años- en fase de reiniciar una nueva vida. Pero la historia va más allá porque el nuevo amor de Denise Richards es Richie Sambora, guitarrista del grupo Bon Jovi y a la sazón ex marido (en pleno proceso de divorcio también) de Heather Locklear, una de las mejores amigas de la rubia chica James Bond y vecina del barrio de Westlake Village.

Más sobre: