Brad Pitt y Angelina Jolie posan por primera vez en familia co Maddox y Zahara

El actor se ha llevado su Ducati a cuestas (también la tenía en París) y se le ha visto disfrutando de la moto por la zona; y en familia ha estado jugando al ‘corre que te pillo’ con Maddox en los jardines del lujoso resort Burning Shore donde se alojan este tiempo. Alta velocidad y juegos infantiles parece la combinación perfecta para una excursión en el desierto. Porque papá e hijo se lo están pasando en grande. Con el niño camboyano, de cuatro años, el protagonista de "Troya", que siempre había manifestado su deseo de ser padre, mantiene una relación muy especial.

Y los lazos se han estrechado en las últimas semanas porque, aunque ahora lleva el pelo rapado, hace unos días se le vio con el mismo corte a lo mohicano que luce el pequeño y según los rumores se ha tatuado una oración budista de protección para Maddox similar a la que su novia se hizo en el hombro hace un tiempo en una ancestral lengua camboyana.

Uno de los días Brad le llevó al Desert Explorers Adventure Centre a montar en quad por las dunas mientras Angelina y la pequeña Zahara observaban la escena con atención, y tras una reducción de la velocidad visitaron todos juntos el centro de vida salvaje Okonjima Lodge donde la fundación AfriCat dedica sus esfuerzos a la conservación de los guepardos y leopardos de la zona, y también estuvieron recorriendo las instalaciones de Harnas Wildlife Foundation and Guestfarm, una organización que cuenta a Angelina entre sus benefactoras.

Piden privacidad en un comunicado
Brad y Angelina viajaron a África en busca de la privacidad que les faltaba en París, donde cada uno de sus pasos terminó convirtiéndose en portada de la prensa. Con sus apellidos, sin embargo, sería difícil encontrar intimidad hasta en el rincón más recóndito del mundo y a pesar de sus esfuerzos por vivir con la mayor serenidad posible su relación, son muchos los que han visto en la pareja un filón de oro.

Ellos están dispuestos a luchar con uñas y dientes para preservar el entorno familiar lo más tranquilo posible por mucho que su presencia se convierta en casi una revolución o cualquier rumor en todo un acontecimiento. Y es que todo se analiza minuciosamente y todo es objeto de especulación, y en este sentido se ha dicho hasta que la pareja tendría un ejército de leones custodiando su seguridad.

Indudablemente hay un equipo que vela por su integridad y les ayuda a mantener las cámaras de los paparazzi a raya. Y para ello cuentan con el apoyo del gobierno que, en una acción sin precedentes desde la independencia del país en 1990 y tras haber lanzado una serie de severas medidas contra los reporteros que se encontraban en el país cubriendo la visita de los actores, ordenó la pasada semana a tres fotógrafos franceses que abandonaran Namibia a través de una carta emitida por el responsable de inmigración en la que se les daba un máximo de 48 horas para poner rumbo a Francia bajo amenaza de ser detenidos.

Más sobre: