Brad Pitt y Angelina Jolie posan por primera vez en familia con Maddox y Zahara

La última vez que vimos a Brad Pitt y a Angelina Jolie en una imagen así de idílica y familiar, tan sólo estaban ‘jugando’ a ser padres vestidos a lo retro en un jardín rodeados por tres guapos niños de anuncio para promocionar "Sr. y Sra. Smith" en la portada de la revista "W". Fue el pasado junio en plena ebullición de rumores y especulaciones sobre su romance después de haber sido fotografiados en Kenya con Maddox mientras Jennifer Aniston comenzaba a conceder las primeras entrevistas tras el divorcio negando rotundamente que el motivo de la ruptura hubiera sido su negativa a tener hijos.

Se cumple ahora un año desde aquella portada que a nadie dejó indiferente y en esta ocasión las imágenes de la pareja ya no son una fantasía cinematográfica, son reales como la vida misma, al igual que los niños que les rodean son sus hijos de verdad. Cierto es que en varias ocasiones durante los últimos meses se les ha visto en Londres, París o Suiza sin esconderse de nada ni de nadie viviendo su día a día y viajando de un lado a otro, pero nada tiene eso que ver con el reportaje que aquí les mostramos. Porque es la primera vez que Brad Pitt y Angelina Jolie, absolutamente celosos de su vida privada -aunque no siempre han logrado preservarla como les hubiera gustado- se han dejado fotografiar en exclusiva en la intimidad de su felicidad familiar desde que comenzara su relación.

Y el lugar elegido ha sido Namibia, el país por el que la actriz siente una fuerte vinculación y donde llegó el pasado 5 de abril con Brad Pitt y los niños huyendo del acoso y en búsqueda de tranquilidad. Cuando faltan pocas semanas para el nacimiento del que será el primer hijo en común de la pareja, las peinadas dunas rojas del desierto de Swakopmund se han convertido en el escenario de unas imágenes sencillas, tranquilas y discretas que inmortalizan a las dos estrellas de Hollywood y su creciente prole en sus momentos más entrañables y reservados de su aventura africana.

Cada palmo del cuerpo de Brad, a quien sus pantalones y camiseta verde kaki confieren un aspecto fuerte y musculoso, derrocha pasión de padre, y entre risas se levanta, se sienta y se revuelca en la tierra para jugar con Maddox, o se convierte en el firme asidero para los primeros y titubeantes pasos de Zahara a la que carga sobre sus hombros, una privilegiada posición para que la pequeña pueda otear el horizonte, Angelina, mientras tanto, disfruta de maravilloso paisaje que le ofrece el país del que es fan declarada y parece sentirse plena de felicidad durante el picnic familiar reclinada en la arena con su avanzado estado de gestación como protagonista de tan especial estampa.

Más sobre: