Gwyneth Paltrow, muestra orgullosa a su familia

Haber tenido dos hijos en menos de dos años es como para dejar exhausta a cualquier mujer, pero no a Gwyneth Paltrow. Parece que la maternidad sea un paseo por el parque para la famosa estrella de Hollywood. Con su hijo recién nacido Moses en brazos, Gwyneth está más feliz que nunca mientras su marido, Chris Martin, empuja el cochecito del bebé sin perder de vista a la primogénita del matrimonio, Apple, de veintitrés meses. Es un día de primavera claro y soleado y hace muy poco que la protagonista de Shakespeare enamorado ha salido del hospital Mount Sinaí después de dar a luz, pero nadie lo diría porque ya es capaz de enfundarse sus vaqueros como si los nueve meses de embarazo no hubieran dejado ni rastro en su cuerpo. Es la privilegiada genética o quizá la rigurosa dieta vegetariana que siguen la actriz y su marido lo que a buen seguro ha propiciado esta meteórica recuperación.

Aunque Apple nació en el hospital St John& St Elizabeth de Londres, donde la ganadora de un Oscar por Shakesperare enamorado y el líder de Coldplay establecieron su residencia tras su boda, Gwyneth optó por tener a su segundo hijo en el hospital Mount Sinaí de Manhatan, en su América natal. Según los pocos detalles que se conocen del alumbramiento parece que fue por cesárea, después de las más de setenta horas que estuvo de parto la primera vez. "Tuvo un parto horrendo con Apple y no estaba preparada para pasar lo mismo otra vez", explica una fuente cercana a la actriz.

Quienes están cerca de la pareja coinciden en afirmar que son "realmente unos grandes padres", y que la actriz "adora la maternidad". De hecho, está en los planes de la pareja formar una familia numerosa con "tres o cuatro hijos", según señala un amigo, y están dispuestos a tomarse con más calma sus respectivas carreras profesionales, en especial Gwyneth que ya redujo considerablemente su ritmo de trabajo cuando fue madre por primera vez. Siguiendo su ya característica originalidad para los nombres, la pareja eligió un nombre bíblico para su segundo hijo. Pero Moses es el nombre que inspiró la canción que Chris Martin le dedicó a la actriz poco antes de contraer matrimonio en diciembre de 2003 en la que el cantante reconoce el impacto que causó en él conocerla.

Más sobre: