Tom Cruise, a lo Top Gun, con su avioneta de nombre 'Bésame Kate'

Once upon a time... Así comienzan los cuentos en la lengua de Tom Cruise y Katie Holmes. "Érase una vez..." un actor de fama internacional y una actriz que comenzaba a despuntar. Se enamoraron en abril de 2005; se prometieron en junio del mismo año; y anunciaron que esperaban su primer hijo en octubre. Meteórico amor que no ha renunciado a las muestras públicas de afecto. Más bien, las ha multiplicado sin reparo alguno. Y después, todos esperaban la boda. El enlace no ha llegado por el momento, aunque podría celebrarse en julio tras el nacimiento del bebé y coincidiendo con el 44 cumpleaños del actor, quien hace unas semanas negaba tajantemente que él y su novia hubieran roto la relación tal y como se venía asegurando en los mentideros de Hollywood. Todo está preparado ya en casa Cruise para la llegada del bebé y quizá esta imagen que aquí les mostramos de la joven estrella de "Dawson crece", en avanzado estado de gestación, sea una de las últimas antes de convertirse en mamá.

Surcando el cielo
Recién llegado de Alemania, país al que viajó para promocionar Misión Imposible III (confirmó que su intención es contraer matrimonio en verano), Tom Cruise se relaja en los días previos al nacimiento de su primer hijo biológico (una niña según aseguró recientemente el programa Access Hollywood) pilotando su millonario avión de combate de la Segunda Guerra Mundial P-51 Mustang Warbird. Como si estuviéramos viendo Top Gun, vamos, porque el actor surcó el cielo durante tres horas cual pájaro acompañado por otros dos piezas de museo fechados también en la gran contienda. Un detalle a resaltar: bajo el morro se puede leer en rojo pasión su nombre que no es otro que "Bésame Kate", en referencia a su novia (sólo él la llama Kate, el resto de amigos y familiares se refieren a la joven actriz como Katie). Considerado como el Rolls Royce de los cielos, el P-51 Mustang Warbird alcanza una velocidad punta de 450 km/h y su precio estimado es de 5 millones de dólares (algo más de cuatro millones de euros). El aparato comparte hangar en el aeródromo privado de Burbank con otro ‘juguete’ de Tom, su jet privado Gulfrstream IV de 25 millones de euros.

Una mujer fuerte y decidida
A principios de febrero una revista estadounidense aseguraba a través de los testimonios de algunos amigos del actor que el noviazgo hacía aguas, y siguió insistiendo en dicha información a pesar de que Cruise amenazó a la publicación con tomar acciones legales. De acuerdo con la historia que se contaba, el amor entre la pareja, conocida por los medios de comunicación como "TomKat", había terminado por completo e incluso dormían en habitaciones separadas en su mansión de Beverly Hills y sólo esperaban el nacimiento para separarse.

Más sobre: