Antonio Banderas, mayordomo de la Virgen en Málaga

¿Quién que se oculte bajo un capillo de Semana Santa puede ser reconocido por el solo brillo de su mirada? Antonio Banderas. Nuestro actor más internacional, después de intensas jornadas de promoción de su última película hollywoodense, Take de lead, ha regresado a casa, su Málaga natal, dispuesto a vivir intensamente, un año más, la Semana Santa. Nada más aterrizar, sin poder siquiera alcanzar el inicio de la procesión, Antonio Banderas participó el Domingo de Ramos como mayordomo de la Virgen de Lágrimas y Favores. El actor logró pasar casi inadvertido... Pero sus ojos son demasiado transfronterizos como para que ningún avezado reportero gráfico centrara en ellos su objetivo.

El otro Banderas
Si algo caracteriza a Antonio Banderas es la capacidad para absorber la vida con pasión; aprender esté dónde esté; y conservar aquello que le parece clave en su vida. De Hollywood extrae la capacidad para hacer realidad muchos sueños y dotar al mundo de ficciones que les hagan olvidar lo triste. Y de Málaga, el aire de familia unida (diez años junto a Melanie Griffith parecen confirmar que el amor de la pareja no es de los que se extinguen con facilidad) y el cuidado a las tradiciones. Por eso, cada año le gusta volver y participar. Aún le queda la procesión del Jueves Santo, donde Antonio Banderas desfilará como hombre del trono de la Virgen de la Esperanza. Una esperanza que con su solo ejemplo parece regalar a todos: la de que la vida es posible vivirla con intensidad y honestidad.

Melanie Griffith junto a él
Con 47 años muy bien llevados (aunque una y otra vez Antonio Banderas reivindica, siempre pensando en su esposa, que Hollywood se olvida de las actrices mayores de 40), Melanie Griffith ha aparcado sus compromisos profesionales por unos días para vivir con su marido esa magia de Málaga. Y no le vendrá mal, después de que en los últimos días, la actriz se ha visto envuelta en dos asuntos no muy agradables: por una parte, el diseñador Niklas J. Palm acusa a la actriz de no pagarle una factura de 21.000 euros, al parecer el coste de los tres diseños exclusivos que lucieron Melanie Griffith y sus hijas, Dakota y Estella del Carmen en la ceremonia de los Globo de Oro. Por otro lado, el National Enquirer ha publicado unas fotos de la actriz saliendo de una reunión de Alcohólicos Anónimos, lo que ha provocado un aluvión de rumores sobre una posible recaída de Melanie Griffith. Sea como fuere, lo cierto es que la actriz lleva una década acompañada por el cariño de Antonio Banderas.

Más sobre: