Victoria Abril, Leonor Watling y Pilar López de Ayala, estrellas de la Gran Vía

Hay noches en las que el número de estrellas por metro cuadrado supera todas las previsiones. Así ocurrió, la noche del jueves en la Gran Vía madrileña. Dos preestrenos fueron los causantes de esta alta densidad de actores, actrices y directores, juntos pero no revueltos. Cada uno a lo suyo que es en cierto sentido lo de todos: la promoción del cine español, gracias no sólo a la producción de dos buenas películas, sino también a las glamourosas técnicas de marketing. Si a las 20.30, en el cine Callao, se disfrutó del preestreno de Bienvenido a casa, con un trío bien avenido -Pilar López de Ayala, Alejo Sauras y el director del filme, David Trueba-, una hora y media más tarde, en el Palacio de la Música todo estaba preparado para el preestreno de Tirante el Blanco. Muchos focos, alfombra roja y modelos de vértigo.

Victoria Abril, elegantísima
Vicente Aranda, el director de esta cinta de corte histórico, llegó con sus actores a la hora señalada. Victoria Abril e Ingrid Rubio, codo con codo, acompañadas por Leonor Watling, Rafael Amargo y Esther Nubiola. Dentro, ya estaban muchos de los amigos que no querían perderse esta película donde las verdaderas batallas se lidian en las alcobas, como si de una comedia de enredos amorosos se tratase. Dentro del cine, a la espera del momento mágico en que las luces se apagaran y los focos dieran paso a la acción, ya estaban un buen número de rostros conocidos: Paula Vázquez, Carolina Ferré, Modesto Lomba, María Reyes y un largo etcétera. Victoria Abril sorprendió a todos gracias a un modelo -un elegantísimo Dior en blanco y negro- que realzaba su figura. Y la sonrisa siempre comiéndose la vida.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más