La nueva vida de Angelina Jolie y Brad Pitt en París

Todos los ojos fijos en una pequeña localidad situada al norte de Italia y la pregunta es la misma desde hace una semana: ¿Se convertirán el Sr y la Sra Smith en el Sr y la Sra Pitt? Nadie sabe la respuesta con certeza excepto sus dos protagonistas que, por el momento, continúan su tranquila vida parisina mientras los fotógrafos y periodistas han tomado el Lago de Como ante la posibilidad de que la boda, anunciada (por los rumores, nunca oficialmente) el pasado fin de semana, se celebre en las próximas horas.

La ferviente actividad que se vive desde hace días en la apacible localidad de Laglio, despertó las primeras especulaciones. Villa Oleandra, la mansión dieciochesca de doce millones de euros propiedad de George Clooney, había estado cerrada durante meses, pero en las últimas semanas los obreros van y vienen acondicionando la residencia ¿para un posible enlace?, quizá, o no, pero colocando unos muros a prueba de ojos indiscretos y arreglando el jardín tras el invierno. Además, según los empleados del hotel Villa d’Este -el otro posible escenario de la boda- algo se cuece, y voces locales aseguran que George Clooney había pedido a una bodega ‘una enorme cantidad de vino para una celebración de fin de semana’. Por si fuera poco, se decía que la pareja había contratado a un equipo de seguridad y que la policía vigilaba el lugar para garantizar el orden.

¿Boda dentro de dos semanas
La boda no se ha celebrado este fin de semana, al menos en el Lago de Como (algunos medios apuntan a que podrían haberse dado el sí quiero en secreto porque ambos lucen idénticas alianzas) y la pareja continúa, como decíamos, su vida en París, aunque el enlace podría tener lugar en un par de semanas. El actor fue fotografiado el lunes, en plena tormenta mediática, a la salida del restaurante L’Avenue como si el interés despertado no fuera con él. Tranquilamente se dejó fotografiar e incluso firmó algunos autógrafos. Pero no dijo ni una palabra, siguiendo la tónica habitual desde el inicio de su relación con Angelina Jolie. En la capital del Sena, Brad y Angelina parecen haber encontrado un lugar perfecto para pasar una larga temporada.

Una casa con vistas a la torre Eiffel y un palacete en Normandía
Se establecieron en París a principios de febrero tras su paso por Davos (Suiza), donde Angelina participó en el Foro Económico Mundial, y Berlín, ciudad que el actor conoce porque rodó parte de Juego de espías en el año 2005. Por el momento parece que Angelina Jolie y Brad Pitt continuarán en la capital francesa junto a Maddox y Zahara. Allí viven como cualquier otra familia, en una agradable casa desde la que se divisa la emblemática torre Eiffel.

Pasan todo el tiempo con sus hijos, junto los que cada día descubren un nuevo rincón (Zahara, de catorce meses, es aún muy pequeña, pero a Maddox le han llevado por ejemplo a visitar el muso d’Orsay), un bonito parque en el que jugar y subirse a un tiovivo, acuden a una juguetería, o van al circo.. Siguen ambos sus clases de vuelo, que ella inició hace tiempo cuando se trasladó a vivir a Gran Bretaña hace más de tres años, y él hace unos meses, generalmente en el aeródromo de Le Bourget y hacen la compra por el barrio como otra pareja normal (incluso la primera vez que se les vio besarse en público fue en una tienda donde se encontraban adquiriendo unas botellas de leche).

Más sobre: